Una independencia «sin retorno» para Sudán del Sur

Al Bachir admite el probable triunfo de los secesionistas en la consulta de hoy

El senador estadounidense John Kerry (i) sonríe mientras el presidente del gobierno de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit (d) se prueba el sombrero que le ha regalado Kerry, durante su encuentro en el palacio presidencial de Juba, en el sur de Sudán
El senador estadounidense John Kerry (i) sonríe mientras el presidente del gobierno de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit (d) se prueba el sombrero que le ha regalado Kerry, durante su encuentro en el palacio presidencial de Juba, en el sur de Sudán

Noventa y seis a cuatro. La goleada de los partidarios de la independencia de Sudán del Sur es incontestable, a tenor de las últimas encuestas publicadas por una agencia semioficial. Y ese sentimiento se palpa claramente en el ambiente. «Vamos a crear el país más nuevo en el planeta. La gente lleva mucho tiempo esperando esta votación», sostiene en una calle del centro de esta ciudad, capital del sur de Sudán, Mike Ding, uno de los muchos partidarios de la secesión, según el testimonio del enviado de la agencia Efe, Agustín de Gracia.

Dos décadas de guerra y una complicada transición culminan hoy en un referéndum histórico en el sur de Sudán, que determinará el nacimiento de una nueva nación, la primera de este siglo. Un total de 3,9 millones de sudaneses podrán votar si quieren seguir vinculados al norte del país o votan por la secesión. La nueva nación, de aprobarse esa opción, no surgirá hasta después de julio de este año. «Ya no hay un retorno para la guerra», afirmó ayer el presidente del Gobierno autónomo del sur de Sudán, Salva Kiir.

La votación, que durará siete días y cuyos resultados se darán a conocer en febrero, es fruto de los acuerdos de paz firmados entre el norte y el sur de Sudán en 2005, después de dos décadas de una guerra que causó dos millones de muertos.

El largo camino que ha seguido el sur de Sudán hasta esta votación ha estado sembrado de obstáculos, incluyendo el régimen de Omar al Bachir, que de rechazar la secesión ha pasado a admitir que es hora de forjar una nueva relación entre pares. Un cambio de opinión en el que China, que tiene grandes intereses económicos en la zona, ha tenido indudablemente mucho que ver.


Seis muertos en enfrentamientos
La inseguridad y la falta de transportes en algunas áreas son los principales desafíos a los que se enfrentan los votantes en Sudán, según el presidente del Buró del Referéndum del Sur de Sudán, Chan Reed Madut. La violencia, precisamente, se cobró ayer seis víctimas en distintos enfrentamientos entre milicias rebeldes y el Ejército del Sur de Sudán. Según un portavoz del Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés, sus fuerzas emboscaron a un grupo de milicianos del norte a los que acusaron de dirigirse al sur para boicotear el referéndum. Madut también mostró su preocupación por posibles acciones de un grupo ugandés, el Ejército de Resistencia del Señor, en la frontera entre los dos países.