Correa denuncia que las fiscales y el juez obvian la nulidad de las escuchas

Pide que se le conceda la libertad al igual que a los imputados en el «Pretoria»

Correa, presunto líder de la red  de corrupción del «caso Gürtel»
Correa, presunto líder de la red de corrupción del «caso Gürtel»

MADRID- La defensa de Francisco Correa, considerado el presunto líder de la red de corrupción del «caso Gürtel», ha esgrimido la libertad provisional concedida por la Audiencia Nacional a los implicados en el «caso Pretoria –relacionado con una trama de corrupción en distintos municipios de Barcelona– que se encontraban en prisión, para solicitar al TSJ de Madrid esa misma medida respecto a su patrocinado.En este sentido, el escrito presentado por el abogado José Antonio Choclán destaca al respecto que «no es ocioso resaltar» que en el «caso Pretoria» se investigan hechos «que presentan una evidente similitud» e incluso «una mayor gravedad» que los investigados en el «caso Gürtel». Sin embargo, «en aquel procedimiento hace ya tiempo que se acordó la libertad de todos los investigados, quienes han permanecido en situación de libertad provisional un período de tiempo muy inferior» al que lleva su patrocinado, quien cumple ya 16 meses privado de libertad.Por otro lado, la defensa de Correa critica con dureza la actitud tanto del juez instructor en el TSJ de Madrid, Antonio Pedreira, como de las dos fiscales Anticorrupción adscritas a la causa después de que la Sala Civil y Penal anulase las escuchas en prisión de las conversaciones entre Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez con sus abogados.«No se puede permanece indiferente frente a la trascendencia resolución», afirma al respecto el defensor de Correa, por lo que «el Estado no puede mantener privado de libertad a un presunto inocente cuando su privación de libertad ha servido para cometer un acto ilícito ya declarado, y, por tanto, nulo, que ha afectado a la propia esencia del proceso».En este sentido, se insiste al respecto, «los tribunales, también la Fiscalía, tienen el deber constitucional de reintegrar y reparar de modo inmediato los derechos lesionados, y no puede mantenerse una prisión provisional como si nada hubiera sucedido». Por ello, el alcance de la nulidad de esas escuchas «no puede menospreciarse como hacen las representantes del Ministerio Fiscal. «La injusticia es de tal calibre que se mantiene la prisión provisional –de Correa– como si nada hubiera sucedido», incide.Además, asegura que, como consecuencia de esas intervenciones en prisión, su cliente no tiene ya confianza alguna en las comunicaciones con su abogado, las cuales, «se han reducido notablemente» por ello.

«Efectos colaterales»La defensa de Correa pone de manifiesto también cómo la prisión que sufre su patrocinado está produciendo unos «efectos colaterales» en sus familiares próximos. Así, alude a que su padre tiene 98 años y su madre, 92, y tiene una hermana con una minusvalía psíquica importante, la cual «no tiene otra persona que pueda atenderle, dada la avanzada edad de los padres». Además, asegura que no existe riesgo de fuga y que no tiene relación con actividades delictivas, sino «al contrario, sus relaciones se han circunscrito en los últimos años a autoridades y personas de la vida pública». Por ello, pide su libertad bajo fianza.