Los Sarkozy revolucionan de nuevo Reino Unido

Los Sarkozy revolucionan, de nuevo, Reino Unido
Los Sarkozy revolucionan, de nuevo, Reino Unido

LONDRES- Los Sarkozy revolucionaron ayer de nuevo Reino Unido. El presidente francés, acompañado por su esposa Carla Bruni, viajó hasta Londres para conmemorar el 70 aniversario del llamamiento que el general Charles de Gaulle hizo a sus compatriotas a través de los micrófonos de la BBC para que se opusieran a la ocupación nazi. Se considera que el episodio marcó la resistencia gala durante la II Guerra Mundial. El matrimonio visitó el estudio de la emisora pública y posteriormente, junto al príncipe Carlos, colocó una corona ante la estatua de De Gaulle –situada donde éste tuvo su cuartel durante la guerra–, y otra frente a la del padre de la reina Isabel II, Jorge VI. Luego se reunieron con el «premier» David Cameron y su esposa Samantha para visitar a miembros de la resistencia francesa y veteranos británicos, tres de los cuales recibieron la Legión de Honor francesa.El de ayer era un día significativo. Por primera vez, un jefe de Estado francés viajaba hasta la capital británica para conmemorar el histórico capítulo del 18 de junio de 1940. Sin embargo, la modelo volvió a ser la protagonista indiscutible. Los ingleses sienten auténtica devoción por la cantante. Es tanta la admiración que despierta que en 2008, cuando realizó la primera visita de Estado junto a su marido, la bautizaron como la «Lady Di francesa».No era de extrañar, por lo tanto, que Samantha Cameron estuviera nerviosa. Era la primera vez que tenía que «competir» contra la primera dama gala y sabía que su atuendo se iba a mirar con lupa. No se equivocó. La prensa –incluso la más seria– pronto empezó con las comparaciones entre «la supermodelo y la supermamá». La mujer del «tory» está embarazada de seis meses, pero ni aún así podía descuidar un ápice su estilismo. De nuevo, salió a relucir el tema de los milimétricos tacones a los que está atada la italiana para no destacar la diferencia de altura con su esposo. Las cámaras estaban tan pendientes de ellas que repitieron varias veces el momento en el que Bruni le quitó una mosca a Sam del vestido, mientras sus maridos pronunciaban los discursos pertinentes. Cameron recordó que combaten juntos en Afganistán y expresó su compromiso por continuar colaborando con el estado vecino para afrontar los «retos enormes» que se avecinan. «Igual que nuestros grandes países se mantuvieron codo con codo en el pasado, deben seguir haciéndolo hoy», subrayó.