Más de 100000 iraquíes muertos

La masiva filtración de documentos del Pentágono a través de Wikileaks revela que desde la invasión estadounidense de Irak, en 2003, han fallecido más de 100.000 iraquíes, de los que unos 70.000 fueron civiles.

Julian Assange, al frente de la web
Julian Assange, al frente de la web

Así consta en los 391.000 documentos que comenzaron a publicar ayer diarios de todo el mundo y que han sido facilitados por Wikileaks, la polémica organización que en julio pasado publicó 92.000 informes secretos de las Fuerzas Armadas de EE UU sobre Afganistán. Hasta ahora, ni el Gobierno de EE UU ni las fuerzas aliadas han facilitado un número oficial de las víctimas iraquíes que ha ocasionado el conflicto, con el argumento de que no se llevaba una contabilidad al respecto. Sin embargo, los documentos del Pentágono a los que ha tenido acceso la organización da cuenta, por ejemplo, de la muerte de 109.032 personas entre el año 2004 y 2009, de los que más de la mitad, 66.081, eran civiles. A estos se suman otras 15.000 muertes que habían sido contadas previamente. En los documentos hay narraciones de jornadas sangrientas, como el 31 de agosto de 2005, cuando murieron más de 950 personas en una estampida en un puente de Bagdad, o el 14 de agosto de 2007, cuando un camión bomba mató a más de 500 personas en una zona rural lindando con Siria. El mes más mortífero fue diciembre de 2006, cuando fallecieron 2.566 iraquíes. La mayor parte de las muertes, cerca de 30.000, se produjo a consecuencia de las minas colocadas por los insurgentes a lo largo del territorio del país. De todas formas, Wikileaks organizó una rueda de prensa a través de la red social Twitter para informar a los medios y las ONG de las cifras de muertos que barajan.