El Supremo iraquí obliga al Parlamento a designar Gobierno

Siete meses después de unas elecciones con apretados resultados, Irak sigue sin formar Gobierno, por lo que el Tribunal Supremo Federal del país ha decidido tomar cartas en el asunto.

Fotografía facilitada hoy, domingo, 24 de octubre de 2010 que muestra al presidente iraquí, Jalal Talabani (2ºdcha), conversando con el líder de la región kurda en Irak, Massoud Barzani (3ºdcha), durante una reunión con líderes de los cinco partidos aliad
Fotografía facilitada hoy, domingo, 24 de octubre de 2010 que muestra al presidente iraquí, Jalal Talabani (2ºdcha), conversando con el líder de la región kurda en Irak, Massoud Barzani (3ºdcha), durante una reunión con líderes de los cinco partidos aliad

JERUSALÉN- Ayer, el Alto Tribunal instó al Parlamento iraquí a que elija presidente y declaró inconstitucional una decisión parlamentaria que permitía alargar indefinidamente los plazos. La Constitución iraquí fija que el Parlamento unicameral debe elegir al nuevo presidente dentro de un plazo de treinta días a partir de la primera sesión del poder legislativo. Una vez elegido, el jefe de Estado tiene un plazo de quince días para designar al líder político del mayor bloque parlamentario.
El pasado 14 de junio, el Parlamento iraquí se reunió por primera vez para designar a un presidente, pero la sesión fue aplazada, sin que nunca llegara a retomarse. Esto ha permitido alargar sine díe la designación del alto cargo. Tras la decisión de ayer, la Cámara tiene un plazo de 15 días para citarse.
En los comicios del 7 de marzo ninguna de las fuerzas obtuvo los votos suficientes para gobernar en solitario. La más votada fue la coalición laica Al Iraqiya, del ex primer ministro Ayad Alaui, con 91 de los 325 escaños de la Cámara, seguida de la alianza Estado de Derecho, del hasta ahora primer ministro Nuri al Maliki, que obtuvo 89 asientos, informa Efe.
La orden del Supremo se conoce una semana después de que se conocieran las gestiones de Irán para convencer a Al Maliki de que formara Gobierno con el clérigo radical chií Moktada al-Sadr (que cuenta con el 10 por ciento de los escaños en juego en Irak), lo que permitiría su reelección como primer ministro, si bien en un Gobierno pro-iraní que alejaría al país de Occidente.
El nuevo Gobierno tendrá que lidiar con las consecuencias de la filtración de los horrores cometidos durante la guerra. Ayer una de las dirigentes de la coalición interreligiosa Iraqiya, Safia al Suhail, pidió al Gobierno iraquí que investigue los abusos recogidos en los documentos de Wikileaks.


Más civiles muertos que insurgentes
- Poco a poco, el análisis de los 391.832 documentos norteamericanos sobre la guerra de Irak filtrados por Wikileaks van concretando el salvajismo del conflicto. Uno de los horrores cuantificados en estas últimas horas es la muerte de 681 civiles iraquíes inocentes, entre ellos varias decenas de niños, en puestos de control.
- Los militares estadounidenses, que habían recibido órdenes de disparar contra todo vehículo que no se detuviese en esos controles, mataron casi seis veces más civiles que insurgentes. Así, de las 832 personas que murieron, 681 eran civiles inocentes; 120, insurgentes; y el resto policías o soldados iraquíes, informa Efe.