Libros

Un maravilloso homenaje por Juan Pedro Domecq

La Razón
La RazónLa Razón

Desde estas líneas quiero agradecer a todos aquellos que premiaron la corrida de mi padre, Juan Pedro Domecq, lidiada el pasado 13 de mayo en Las Ventas. Obtener el reconocimiento de la primera plaza del mundo a todo un proyecto ganadero, a una filosofía, fue el merecido premio a uno de los ganaderos más influyentes en la evolución del toro actual. A un ganadero único y trascendental, a un genio que, como todos, no siempre fue comprendido. Dios quiso que el año pasado fuera una de las grandes camadas de la historia de la ganadería y que todos sus toros le rindieran un maravilloso homenaje siendo Madrid la distinguida guinda.

Este año Juan Pedro vuelve a Madrid con una corrida básicamente cinqueña como la del año pasado. El toro cinqueño en nuestra ganadería da una seriedad adicional y un trapío y volumen que permite presentar una corrida muy del gusto de esta plaza. Volver a Madrid supone una enorme responsabilidad, pero también un enorme orgullo. Madrid es y siempre será el estandarte de la Tauromaquia.

Hoy me siento ya un poco parte de esta afición rigurosa y sabia, por la que siento un enorme respeto. Todos soñaremos con que un inspirado Morante nos vuelva a deleitar con su capote y que los toros hagan que el público se emocione con todo lo que ese día ocurra en la plaza.

 

Juan Pedro Domecq
Ganadero