El Gobierno impone un arbitraje entre Iberia y sus pilotos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MADRID- A Fomento se le ha agotado la paciencia. Harto de ver que pilotos e Iberia eran incapaces de resolver sus diferencias en solitario y a la vista del creciente daño económico que la huelga de los primeros estaba ocasionando, ha decidido pasar a la acción. El Gobierno anunció ayer que ha acordado forzar un arbitraje para resolver el conflicto. Tal y como informó LA RAZÓN en su edición de ayer, esta opción había cobrado mucha fuerza en los últimos días porque el departamento que dirige Ana Pastor no iba a dejar que el conflicto se enquistase mucho más.
Ahora, se abre un plazo para que ambas partes busquen un árbitro, y en el caso de que no se pongan de acuerdo, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, avanzó al acabar el Consejo de Ministros que al árbitro lo designaría Fomento. Como en el caso de los controladores aéreos, el laudo que redacte el árbitro será de obligado cumplimiento.
Nada más conocerse la decisión, los pilotos desconvocaron las jornadas de huelga que tenían programadas cada lunes y viernes hasta el 20 de julio «para facilitar la tarea del árbitro». Iberia no ha tenido tiempo material de reprogramar los vuelos que iba a cancelar el lunes por los paros, pero sí tendrá margen para hacerlo con los de los días 4 y 7 de mayo. Así, los pasajeros que tenían comprados billetes para estos dos días podrán viajar, según informó la compañía.
La decisión del Gobierno llega después de que hubiera realizado diversas gestiones previas. Pastor trató de agotar la vía del acuerdo, fracasada ya la mediación de Manuel Pimentel, convocando a Iberia y sus pilotos en la sede del Ministerio, antes de acudir a un laudo de obligado cumplimiento. En aquella reunión, ambas partes expusieron sus irreconciliables posturas.