La Policía Local hará controles de drogas «masivos» desde julio

Sevilla- Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se están tomando muy en serio la lucha contra el consumo de drogas al valonte. Tanto que, a partir del próximo mes de julio, la Policía Local realizará controles «masivos» para detectar el consumo de estupefacientes entre los conductores de la ciudad. Así lo anunciaron ayer el fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez, y director general de Seguridad de la Policía Local, José Antonio de la Rosa, quienes especificaron los requisitos previos: la aprobación de la instrucción por parte de la Fiscalía General del Estado, la formación de los agentes por parte de los ayuntamientos y la provisión de medios técnicos para este fin.

De momento, la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA) ya ha formado en este a´mbito a 194 policías de la región. Doce corresponden a la capital hispalense, cuatro a Camas y Bormujos y tres a Alcalá de Guadaíra.

A través de este tipo de controles se detectarán cinco tipos de droga, entre ellas cocaína, opiáceos, anfetaminas o hachís. Según explicó Rodríguez, el agente no sólo aportará en su informe el resultado de positivo o negativo dado por el mecanismo de drogodetección, sino que añadirá también una ficha con los síntomas externos detectados en el conductor.

El teniente coronel jefe del sector de Tráfico de Andalucía de la Guardia Civil, Fernando Mora, indicó que el Instituto Armado lleva haciendo este tipo de controles desde noviembre de 2011, fecha desde la que se han hecho 400 controles de drogas de los que el 60 por ciento han dado positivo, fundamentalmente por cannabis y cocaína. En Sevilla, se han hecho 150 controles con un 61 por ciento de positivos.

De otro lado, la Fiscalía de Sevilla llegó a incoar en 2011 un total de 190 diligencias de investigación, de las que 144 eran por conducir habiendo perdido todos los puntos, mientras que durante 2011 se dictaron 4.051 sentencias por delitos contra la seguridad vial, de las que únicamente 88 fueron absolutorias, con lo que el «índice de efectividad» se sitúa en el 97 por ciento. Igualmente, se impusieron 297 penas de prisión, con una media de cinco meses.