Primeros tanteos para formar una coalición de Gobierno en la República Checa

La República Checa asiste a los primeros tanteos entre los partidos para formar una coalición de Gobierno, denominada "de responsabilidad presupuestaria", tras unas elecciones dominadas por el miedo al contagio de la crisis financiera de Grecia.

Los primeros tanteos tuvieron lugar ya anoche, después de que Jiri Paroubek, jefe del Partido Socialdemócrata (CSSD), dimitiera como jefe de la formación izquierdista tras ver imposible formar gobierno a pesar de haber ganado las elecciones con el 22% de los votos.Así, el líder del conservador Partido Democrático Ciudadano (ODS), Petr Necas, junto a Karel Schwarzenberg, jefe del conservador-liberal TOP 09, y Radek John, que encabeza "Verejne Veci"(Cosa Pública), una formación de protesta y "antisistema", deberán ahora buscar un pacto entre sus formaciones.De cristalizar dicha coalición, los tres partidos sumarían 118 escaños, la mayoría parlamentaria más amplia de la historia checa: 53 de ODS, 41 de TOP 09 y 24 de la Cosa PúblicaMientras que Schwarzenberg expresó hoy que es prioritario llegar a un acuerdo con ODS, John condicionó su apoyo al proyecto tripartito, entre otras cosas, a que se destinen 400 millones de euros del presupuesto del Ministerio de Defensa al de Educación.Los tres partidos tienen en común el objetivo de cumplir cuanto antes los criterios de la Unión Europea, y llegar a un presupuesto fiscal equilibrado hasta el 2014, en el caso de la Cosa Pública, o hasta el 2017, en el caso del ODS.Cosa Pública quiere reducir la administración pública en un 10 por ciento, mientras que el ODS no ha ocultado planes de recortes salariales de los funcionarios y reducir el número de ministerios, algo que también propugna TOP 09. Tras la caída del 4,2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2009, los checos esperan salir este año de la recesión con un crecimiento del 1,5 por ciento.Sus cuentas están en buen estado, con una deuda pública del 32 por ciento del PIB, aunque el déficit público subió el año pasado hasta el 5,9 por ciento del PIB, cifra que Praga quiere reducir este año a menos del 5 por ciento. El desempleo se sitúa actualmente en el 9 por ciento.En cuanto a la reactivación económica, el ODS y Cosa Pública abogan por las mismas medidas para incentivar al sector privado, que consideran el motor del crecimiento.Se prevé que la gran cortapisa para llegar a un acuerdo serán las medidas anticorrupción, de las que Cosa Pública ha hecho un pilar de su campaña.Aunque una "gran coalición"entre los vencedores de los comicios, el Partido Socialdemócrata (CSSD), y los conservadores del ODS, sería matemáticamente posible, en la práctica parece descartada dados los resultados electorales que castigaron con fuerza ambos partidos tradicionales.Se estima difícil que la dimisión de Paroubek logre allanar la vía para un acuerdo con sus adversarios de derecha.Antes que con ODS, el vicepresidente de CSSD, Bohuslav Sobotka, solicitó una reunión con el TOP 09, que no fue declinada por el conde Schwarzenberg.Paroubek, que ha liderado la campaña electoral más larga y cara de la historia de CSSD, pues sólo este año se ha gastado 10,52 millones de euros, ha preferido recoger velas y anunció anoche que se dedicará a la política regional de su partido, en la zona norteña de Usti nad Labem, y a su trabajo como diputado.