Los progresistas ganan fuerza en el TC

Francisco Hernando, Francisco Pérez de los Cobos, Adela Asúa y Luis Ortega tomarán hoy posesión como nuevos magistrados del Tribunal Constitucional, en una renovación parcial que debía haberse producido a finales del año 2007, cuando venció el mandato de María Emilia Casas, Guillermo Jiménez –hasta ahora presidenta y vicepresidente, respectivamente–, Jorge Rodríguez Zapata y Vicente Conde.

Los cuatro nuevos magistrados juraron ayer ante el Rey y hoy tomarán posesión del cargo
Los cuatro nuevos magistrados juraron ayer ante el Rey y hoy tomarán posesión del cargo

De los cuatro magistrados que hoy dejan el TC, sólo Casas fue elegida a propuesta del PSOE, mientras que los tres restantes lo fueron a iniciativa del PP. Ahora, con esta renovación parcial, el sector «conservador» perderá presencia, ya que tanto PSOE como PP han propuesto a dos de los nuevos jueces. Los socialistas a Asúa y Ortega, mientras que Hernando y Pérez de los Cobos fueron propuestos por los «populares».

De esta forma, se rompe el actual equilibrio de fuerzas y el sector progresista contará con siete magistrados, mientras que los conservadores se quedarán con cuatro.
Sin embargo, el Alto Tribunal permanece a la espera de que el Congreso de los Diputados cumpla con su obligación de nombrar a otros cuatro magistrados que deben suplir a Javier Delgado, Eugeni Gay, Elisa Pérez Vera y el fallecido Roberto García-Calvo, cuyos mandatos vencieron a principios de diciembre.

Veto del PSOE

Sin embargo, las negociaciones se encuentran en estos momentos enquistadas por el veto del PSOE a la candidatura de Enrique López, a quien avala el PP, una vez que ya no existen impedimentos legales que puedan frenar su nombramiento. Los populares insisten en su candidatura y los socialistas demuestran que no están por la labor de apoyarla. Esta situación provoca que un tercio del TC continúe en funciones, con mandato vencido.

En todo caso, esta renovación no romperá la mayoría progresista, ya que, al igual que en el Senado, PSOE y PP propondrán a dos candidatos cada uno, con lo que el sector progresista mantendrá en todo caso la mayoría en el TC.

Una vez tomen hoy posesión los nuevos magistrados, Javier Delgado será el nuevo presidente en funciones del Alto Tribunal y el encargado de convocar un pleno para designar a quien ocupe la cabeza de la Institución y al vicepresidente de la misma.

Para sustituir a María Emilia Casas hay dos claros aspirantes: el ex presidente del Tribunal Supremo Pascual Sala y el catedrático Manuel Aragón. El primero de ellos fue nombrado a instancias del PSOE y el segundo fue designado por el Gobierno socialista.

Manuel Aragón, en principio, contaría con el respaldo de los magistrados «conservadores», mientras que Sala tendría el aval de los «progresistas». Aragón se destacó en el debate sobre el recurso al Estatut de Cataluña por rechazar aspectos esenciales de la norma catalana, como los relativos al uso del catalán y a la definición de Cataluña como nación. En esa sentencia, Aragón sumó su voto a los jueces adscritos al sector «conservador», lo que facilitó la aprobación de la sentencia final.


Aborto y bodas gay en el horizonte
El nuevo TC deberá abordar recursos sobre leyes que suscitaron cierta polémica en el momento de su aprobación. Así, tendrá que pronunciarse sobre la nueva Ley del Aborto, recurrida por el PP, que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en las primeras 14 semanas de gestación y que permite incluso que las menores de edad ni siquiera informen a sus padres en determinados supuestos. La ley que permite el matrimonio homosexual o la impugnación de la Ley de Educación de Cataluña son otras cuestiones relevantes que afrontarán.