El TC retoma los debates del Estatut con un fallo que se prevé inminente

El Tribunal Constitucional enfila desde hoy las que pueden ser horas decisivas de cara a una inminente sentencia sobre el Estatut. Salvo, claro está, que el Gobierno de Montilla o el Parlamento catalán presenten «in extremis» otra iniciativa tendente a lograr retrasar una vez más la sentencia.

La sentencia sobre el recurso del Estatut, interpuesto en julio de 2006, podría  conocerse esta semana. María Emilia Casas, ayer,  a su llegada al homenaje a las víctimas del terrorismo en el Congreso
La sentencia sobre el recurso del Estatut, interpuesto en julio de 2006, podría conocerse esta semana. María Emilia Casas, ayer, a su llegada al homenaje a las víctimas del terrorismo en el Congreso

Los diez magistrados que deben pronunciarse sobre el recurso que interpuso el Partido Popular, a finales de julio de 2006, comenzarán a debatir el borrador de sentencia redactado por la presidenta, María Emilia Casas, muy similar al que presentó Elisa Pérez Vera, en el que se propone la inconstitucionalidad de una quincena de preceptos y deja abierto a interpretación otra veintena de artículos. El Pleno del TC rechazó los últimos recursos de la Generalitat y de la Cámara catalana relativos a la legitimidad del tribunal por el hecho de que cuatro de sus magistrados se encuentren en funciones desde diciembre de 2007 y no se haya renovado tampoco la vacante por el fallecimiento de Roberto García-Calvo.La decisión que adopte el magistrado Manuel Aragón se presenta, nuevamente, como decisiva de cara a que el texto cuente con un aval mínimo de cinco integrantes del tribunal, lo que haría posible que saliese adelante gracias al voto de calidad de María Emilia Casas. En este sentido, lo relativo a los símbolos nacionales de Cataluña se presenta como uno de los escollos a salvar para lograr el respaldo del progresista Manuel Aragón.Será el séptimo borrador de sentencia que se debata, y, en esa ocasión, las esperanzas de que se resuelva definitivamente parecen tener más fundamento. No por el hecho de que el texto de Casas vaya a contar con el respaldo necesario, sino porque, en caso contrario, se procedería a votar directamente artículo por artículo. Esta posibilidad, aunque admitida legalmente, no ha sido utilizada prácticamente nunca por el Tribunal Constitucional.María Emilia Casas asumió la ponencia de la sentencia, después de que el vicepresidente del TC, el «conservador» Guillermo Jiménez, tampoco lograse un consenso en torno a un borrador que ni siquiera llegó a debatirse ante la falta de apoyo constatado. La presidenta ya anunció que intentaría que la sentencia estuviese antes del verano, y parece que se cumplirá su deseo.

Silencio de CasasAyer, en el acto de homenaje a las víctimas del terrorismo celebrado en el Congreso, evitó en todo momento referirse a si la sentencia se conocería esta semana, limitándose a señalar cuando fue interpelada al respecto que «España juega el martes», en referencia al partido que juega la selección contra Portugal, informa Efe.Quien sí parece tener claro que habrá una resolución inminente es el líder de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, quien ha suspendido un viaje oficial que tenía previsto esta semana. Lo anunció al finalizar ese acto, en el que coincidió con Casas. De hecho, los nacionalistas catalanes dan por seguro que será el miércoles cuando el TC dicte el fallo correspondiente.