Educación se aprieta el cinturón pero garantiza lo esencial de la Enseñanza

Objetivos: reducir el fracaso escolar y el abandono al 10 y 15 por ciento

El consejero de Educación, Juan José Mateos, conversa con varios procuradores del PP, antes de presentar los presupuestos
El consejero de Educación, Juan José Mateos, conversa con varios procuradores del PP, antes de presentar los presupuestos

Valladolid- Realista. Posibilista. Acorde a las circunstancias. El mejor posible en estos momentos de crisis... Éstas son algunas de las explicaciones que el consejero de Educación, Juan José Mateos, daba ayer al presentar los presupuestos de su departamento para el próximo año, que se aprieta el cinturón más que nunca y gestionará cerca de 1.803 millones de euros, casi un ocho por ciento menos que este año. Suficientes, según Mateos, para preservar el núcleo esencial del sistema educativo y garantizar el mantenimiento y funcionamiento de los servicios básicos en materia escolar así como para atender las necesidades de las universidades, la docencia y la investigación.

Objetivos: reducir las tasas de fracaso escolar y de abandono escolar al 10 y el 15 por ciento, respectivamente, y dar un nuevo impulso a las relaciones entre el sistema educativo y la empresa para generar empleo y riqueza y evitar la marcha de jóvenes.

En lo que se refiere a la política educativa escolar, la Consejería gestionará algo más de 167 millones de euros. La libertad de los padres para elegir un colegio para sus hijos, el mantenimiento de las infraestructuras escolares y la priorización de las inversiones en función de las necesidades, serán los ejes en esta materia. Destaca también el esfuerzo de la Consejería para mantener las 1.811 rutas escolares existentes, con un coste global de 43 millones de euros.

Además, se seguirán prestando los programas ‘Madrugadores' y ‘Tardes en el Cole'. En 2013 se regulará por decreto ambos proyectos para flexibilizar la participación de los usuarios, y abrirlos a cualquier necesidad de las familias. Además, se cubre la mitad del coste del comedor social con una aportación de la Consejería de 16 millones. Finalmente, destaca la reducción de gastos de personal en un 4 por ciento; los siete millones de euros para becas y ayudas al estudio en la enseñanza no universitaria; o los 184 millones para asegurar las plazas existentes de escolares en la enseñanza concertada.