De ambulancia a furgoneta de mudanza

El Ayuntamiento de Pinto utiliza el vehículo de emergencias para mover cajas. Los coches están en el taller a la espera de que se pague una factura de mil euros

La furgoneta de Protección Civil, frente a dependencias municipales, recogiendo muebles
La furgoneta de Protección Civil, frente a dependencias municipales, recogiendo muebles

Madrid- El Ayuntamiento de Pinto, como el de la mayoría de municipios, no pasa por sus mejores momentos económicos. Hace tiempo que las arcas acusan la crisis económica; tanto que parece que no tuvieran suficiente para abonar los cerca de mil euros que cuesta la reparación de las dos furgonetas municipales con las que se traslada material público entre las diferentes dependencias municipales. Así lo ha denunciado el PP de Pinto después de constatar que el Ayuntamiento está utilizando la furgoneta de emergencias y rescate del servicio Pimer-Protección Civil para que haga las veces de vehículo de mudanzas y traslados.

El Ayuntamiento de Pinto, que dirige el socialista Juan José Martín, cuenta dos furgonetas municipales para este uso. El problema, según pudo saber este periódico es que el Consistorio no puede o no quiere pagar mil euros que cuesta la reparación de los dos vehículo destinados a mudanzas y traslado de material. La furgoneta de cultura fue llevada al taller hace varios meses. La avería ascendía a unos 700 euros, el taller arregló el vehículo, sin embargo, como el Ayuntamiento no ha pagado la factura, el taller no les devuelve las llaves. La otra furgoneta municipal pertenece a «servicios generales». Hace un mes que ésta también entró en el taller. La reparación cuesta unos 300 euros y se ha llevado a cabo, pero como tampoco se ha abonado el coste de la reparación, no es posible retirarla.

Pero lejos de pagar las facturas pendientes, el Consistorio parece que ha decidido tirar por «la calle de en medio» y utilizar el vehículo del Servicio de Primera Intervención Municipal de Emergencia y Rescate, cuya competencia asumió el Ayuntamiento en 2008, para mover cajas.
No es la primera vez que sucede algo parecido en este municipio. Tal y como informó LA RAZÓN, la Comunidad de Madrid mantiene abierta una investigación para determinar si el Ayuntamiento ha incumplido el convenio de las Bescam.

Y es que, según denunciaron los agentes de la Policía Local de Pinto, ante los recortes de presupuesto para poner gasolina en los vehículos policiales, los agentes utilizan los vehículos de las Brigadas de Seguridad Ciudadana para patrullar por el municipio.


La Policía, sin gasolina
El incumplimiento del convenio se podría haber producido después de que el alcalde consintiera, según denuncian los policías locales, la utilización de los recursos de las Bescam para labores que no sean exclusivamente de seguridad ciudadana. Y es que estas patrullas, que financia la Comunidad, no pueden destinarse a multar o hacer controles, puesto que ésas serían competencias municipales y no regionales y por tanto esas funciones sólo podrían llevarlas a cabo los agentes de la Policía Local y no los de las Bescam. Esperanza Aguirre subvenciona el vestuario, los vehículos, el uniforme y el sueldo de los agentes Bescam, a través de un convenio que de incumplirse quedaría roto y por tanto, Pinto vería reducidos sus efectivos.