Carlos Sobera: «Por una tubaritis dejé el tabaco»

013SES15FOT1
013SES15FOT1

Nadie puede negar que alguna vez ha intentado subir una ceja al más puro estilo «Sobera». Ésta es tan sólo una de las señas de identidad del polifacético actor y presentador vasco Carlos Sobera. Pese a haber ejercido la docencia, los platós de televisión y las tablas de los teatros se han convertido en el hábitat donde mejor se mueve. Entre grabación de programas y el teatro, Sobera atiende en unos minutillos al chequeo de A TU SALUD.

-La última vez que fue al médico…
-Hace un mes.


-¿Por qué?
-Unos problemillas de piel, dermatológicos, sin más importancia.

¿Ha pasado alguna vez por quirófano?

-No, afortunadamente nunca. Y toco madera por si acaso.

-¿Se somete a chequeos médicos?

-La verdad es que nunca me hago un examen, solamente voy cuando me pasa algo. Cuando voy por la calle y veo uno, me cambio de acera... (risas).

-¿Sufre algún tipo de alergia?

-No, conocida no.

-¿Cuántas horas duerme al día?

-Duermo unas seis o siete horas.

-¿Le cuesta dormir?

-No, la verdad es que soy de «dormir fácil». Lo mismo me quedo dormido en un plató, que en un avión... No tengo problemas.

-¿Fuma?
-Soy ex fumador, lo dejé en 2005.

-¿Cómo lo dejó?

-Me sentía un poco mal y conseguí dejarlo con mucha fuerza de voluntad.

-¿Tuvo que ver algún problema de salud en su decisión?

-Bueno, de todo un poco. Tenía mala digestiones y me costaba ya mucho respirar y me ahogaba. Además, tuve un catarro fuerte que se complicó con una tubaritis –inflamación y taponamiento agudo en el conducto auditivo–y entonces fumar se convertía en algo desagradable.

-¿Lleva medicinas siempre a mano?

-No, no, no... Sólo tenemos lo básico en casa, por las niñas.

-¿Practica ejercicio?

-Andar.

-¿Cómo cuida su voz?

-No hago nada en especial. La tengo bien engrasada y trabajo con ella habitualmente. Quizás en invierno procuro cuidarme de los resfriados. Cuando los cojo y siento que me quedo ronco, hago unas gárgaras, ejercicios de voz y trato de recolocarla en sus sitio. Y la protejo mucho con bufandas.

-¿Alguna vez se ha quedado «mudo»?

-Sólo dos o tres veces, por inflamación de cuerdas vocales en televisión. Y en teatro, una vez en la que no podía aplazar la función por órdenes de producción y me inyectaron urbason para devolverme la voz. Actué, sí, con una voz perfecta, pero bastante cojo.