Europa

Valencia segundo centro de comunicación de la ONU

Ha costado más tiempo del previsto, pero el segundo Centro de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas ya está en marcha. Han sido tiempos de crisis y aun así el Gobierno central apostó esta infraestructura en la que ha invertido 25 millones de euros y el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, agradeció ayer el esfuerzo realizado.

Ban Ki-moon junto al Príncipe de Asturias. Al fondo el presidente Camps y la ministra Chacón
Ban Ki-moon junto al Príncipe de Asturias. Al fondo el presidente Camps y la ministra Chacón

El centro creará 1.200 empleos, 900 de ellos indirectos y de alta cualificación. Consta de tres edificios circulares, dos de oficinas y el centro de datos, que es como un búnker, ubicados en una parcela de 40.500 metros cuadrados. Dispone de un área de protección de 36.800 metros cuadrados libres de obstáculos alrededor de las antenas. Se estima que en cinco años se habrá recuperado la inversión realizada y que en diez, los beneficios derivados de su funcionamiento ascenderán a 50 millones.
 Quart de Poblet será el segundo centro de comunicaciones de la ONU en Europa, complementario al existente en Brindisi (Italia) y que proporcionará una cuestión tan «crucial» para una organización global que es la capacidad de «comunicar con claridad, seguridad y rapidez las 24 horas del día». El Príncipe de Asturias insistió en que en las operaciones de mantenimiento de la paz «las comunicaciones pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte».
En este sentido, Ban Ki-moon dijo que durante demasiado tiempo las comunicaciones han dependido de un solo centro, cuestión que ya está solucionada.
Al acto inaugural, presidido por Ban Ki-moon y Don Felipe, también acudieron las ministras de Defensa, Carme Chacón y de Exteriores, Trinidad Jiménez; así como el jefe del Consell, Francisco Camps, autoridades locales como la alcaldesa de Quart, Carmen Martínez; y una amplia comitiva que unió, por una vez, a gobiernos de uno y otro bando y una nutrida representación de altos cargos militares.
No podía faltar la que dicen se dejó la piel en el proyecto, así se encargó de recordarlo ante las cámaras Chacón, la ex vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. La llevó ante los gráficos y dijo: «todo esto tiene nombres y apellidos. Esto lo ha hecho ella».
La jornada dejó más de una anécdota. La alcaldesa de Quart, la socialista Carmen Martínez, no quedó conforme con el lugar asignado durante los parlamentos y los periodistas- excepto los gráficos- tuvieron que seguir por una pantalla los discursos. Con el inconveniente de que durante la primera intervención la señal de video falló. Mala suerte para empezar a dar ejemplo de alta tecnología en comunicación.