ANÁLISIS Se entregará Gadafi a La Haya

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué salidas le quedan a Gadafi?
–El dictador libio, que lleva 42 años en el poder, tendrá que comparecer, tarde o temprano, ante el Tribunal Penal Internacional, bien entregándose él mismo –algo poco probable– o detenido por los propios libios. Cuando un juez del Tribunal de La Haya, después de recibir el informe acusatorio de un fiscal de esa misma corte, ordena la detención de un criminal en cualquier parte del mundo, su orden debe cumplirse sin que ninguna autoridad nacional o internacional lo pueda evitar.

¿Qué precedentes histórico hay sobre el caso?
–La fuerza legal de una decisión del Tribunal Penal Internacional aumentó considerablemente en 2002, después de que otro dictador, Slobodan Milosevic, encausado por las atrocidades cometidas en la antigua Yugoslavia en los años 90, hiciera todo lo posible para evitar ser juzgado en La Haya. El «carnicero de los Balcanes», como era conocido, y muchos de sus lugartenientes tardaron muchos años en ser entregados a La Haya. El propio Milosevic no se entregó hasta el 28 de junio de 2001, tras pactar que no se llevase a cabo en Yugoslavia un juicio sobre dicha extradición. El ex presidente serbio murió en La Haya de muerte natural sin ser condenado, el 11 de marzo de 2006, cuatro días antes de que se reanudara el juicio. El Tribunal Penal especial para la antigua Yugoslavia sigue todavía abierto y recibiendo a algunos de los generales de Milosevic, como el caso más reciente de Ratko Mladic, que todavía no se había entregado.

¿Se decidirá abrir un Tribunal especial sobre Libia?
–Si Gadafi no se entrega o lo entregan, el Tribunal Penal pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que apruebe una resolución creando un Tribunal especial para Libia. Además del de Yugoslavia, hay otra Corte especial abierta, desde 1994, en este caso sobre el genocidio de Ruanda.

¿Qué pasará con las operaciones militares aéreas de la OTAN?
–El Tribunal Internacional no tiene ninguna competencia sobre las operaciones militares que se llevan a cabo en Libia desde mediados de marzo. Sólo una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU podría frenar las incursiones o elevar el nivel de los ataques.