Los empresarios avalan a España ante los inversores

Defenderán en un informe la seriedad del país y su liderazgo en ciertas áreas

MADRID- No es inteligente ni rentable prestar dinero a quien no lo va a devolver. Pero ése, dicen los empresarios, no es el caso de España. A pesar de las dificultades, que son muchas e importantes, España es un país serio, que cumple con sus compromisos y paga sus deudas. Ese será el eje vertebrador del estudio que presentará en los próximos días el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), el «lobby» que agrupa a las 17 principales multinacionales del país, según explican fuentes conocedoras del documento. Tal y como adelantó el lunes el presidente de Telefónica y de la organización, César Alierta, el informe defenderá que España es un país solvente, a pesar de las dudas que existen.

Demasiado castigo
El informe, que será presentado antes de que concluya el mes de mayo en un gran acto, tiene como principales destinatarios a los inversores y medios internacionales, pues su objetivo es vender la fortaleza de España en el exterior para que el país siga recibiendo los fondos necesarios para salir adelante y no se retire el apoyo a empresas tan importantes y solventes como las que forman parte del CEC. «Las compañías están sufriendo mucho los problemas del país. Algunas han perdido la mitad de su valor en bolsa y, sin embargo, su situación particular no justifica tal castigo», explican estas fuentes. Por eso, añaden, es importante transmitir a los inversores extranjeros que no todo en el país va mal; que hay empresas mejor de lo que refleja su capitalización bursátil que están siendo penalizadas por el deterioro de la marca España más que por su cuenta de resultados. Ayer mismo, el Ibex 35 volvió caer un 1,6% y retrocedió hasta niveles de mediados de 2003. Al mismo tiempo, la prima de riesgo siguió con su escalada y rozó la cota de los 490 puntos básicos. Este termómetro que mide la confianza en una economía no sólo afecta a los costes de financiación no sólo del Estado, sino también de las compañías. Francisco González, presidente del BBVA e integrante del CEC, calculó el pasado año que cada cien puntos básicos más de la prima le suponen a España un sobrecoste de 12.400 millones de euros. Teniendo en cuenta que el nivel óptimo debería rondar los 130 puntos básicos, el coste extra actual sería de unos 46.000 millones de euros, un 4,6% del PIB.
González, junto al presidente de Banco Santander, Emilio Botín, y el propio Alierta, han sido los principales impulsores del informe, en el que el presidente de Telefónica ha puesto un empeño especial, afirman los consultados. Aunque no ha sido consensuada con el Gobierno, la iniciativa cuenta con el visto bueno de La Moncloa, que considera útil toda propuesta tendente a mejorar la imagen del país en el exterior en un momento crítico como el actual. Algunos de los miembros del consejo, sin embargo, no tenían tan claro que fuera un momento idóneo para esta iniciativa pues podría implicar, de algún modo, un reconocimiento de que las cosas no han mejorado de la forma esperada desde que el CEC hizo público en julio del pasado año el documento «Fortalezas y perspectivas de la economía española». El que ahora será presentado es continuación de aquél, que hacía hincapié en que si se hacían los reformas pertinentes y se apoyaban en los puntos fuertes del país, España saldría fortalecida de la crisis como había ocurrido en las décadas de los 70, 80 y 90 del siglo pasado.

Puntos fuertes
Entre las principales virtudes de la economía española, el informe destacaba su buen posicionamiento internacional, que es uno de los principales mercados europeos, que cuenta con empresas líderes en sectores clave, su potente red de infraestructuras, que las inversiones seguían llegando y su importante peso con inversor a nivel mundial.
Al encuentro mensual de marzo que celebra el CEC acudió Su Majestad el Rey, que pidió a los empresarios que hicieran un esfuerzo para crear empleo, dado el grave problema de desempleo que atraviesa España.