La violencia machista adolescente una nueva amenaza

No es un problema que planteen abiertamente. En principio, no son conscientes de que padecen una situación de control y dominio, sino que todo se debe al amor que les profesan sus parejas.

Tres de cada 10 llamadas al teléfono ANAR fueron por violencia contra menores
Tres de cada 10 llamadas al teléfono ANAR fueron por violencia contra menores

Sin embargo, tirando poco a poco del hilo, al final emerge la existencia de un problema de violencia doméstica. El perfil al que desgraciadamente responden miles de mujeres en nuestro país se está trasladando a nuestros menores. Así lo confirman los datos del «Informe Anual 2010» de la Fundación Anar, presentado ayer y que recopila los casos atendidos por la ONG en su teléfono de atención y ayuda al menor. La fundación atendió el pasado año más de 162.000 llamadas, lo que supone un incremento del 72 por ciento con respecto a 2009. Tres de cada diez consultas –48.6000– se debieron a la violencia ejercida contra los menores. Y entre los problemas «emergentes», se encuentra la violencia machista. «Las adolescentes están sufriendo directamente esta violencia y la toleran», afirman en Anar. De las llamadas que giran en torno a la violencia doméstica, y que se duplicaron con respecto al año anterior, el 85 por ciento estaría protagonizado por los padres del menor, mientras que el 15 por ciento sería la ejercida entre menores. Otros de los problemas relacionados con la violencia serían el maltrato físico en el ámbito familiar –un 12 por ciento de las llamadas–, el abandono o negligencia hacia los menores –7,6 por ciento– y el abuso sexual –6,7 por ciento–. Llama la atención que, en el caso de maltrato de progenitores a hijos, el agresor está más identificado con la madre –24,2 por ciento de las llamadas– que el padre –19,1–. Por otro lado, la mitad de las situaciones violencia –48,7 por ciento– se producen diariamente y en un 44,6 por ciento se suceden desde hace más de un año. Además, destaca el hecho de que una inmensa mayoría de niños –80 por ciento– no habían contado su problema a nadie. Conviene recordar que el Teléfono Anar de Ayuda a Niños y Adolescentes ha pasado a ser el número 116111, común a 19 países de la UE para atender aquellos menores con problemas.