Caixa Galicia y Caixanova alcanzan por fin un acuerdo para su fusión

Feijóo y los responsables de las cajas gallegas posaron juntos
Feijóo y los responsables de las cajas gallegas posaron juntos

El proceso de reestructuración del sector financiero español vivió ayer una jornada intensa. Como se encargó de recordar de nuevo el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el tiempo se agota –las ayudas del FROB sólo estarán disponibles hasta el 30 de junio– y sin reordenación «el futuro de algunas entidades será muy complicado». Ya sea porque el tiempo apremia o porque su situación así lo demandaba, lo cierto es que varias entidades avanzaron ayer en sus procesos de integración.El más notable, por complejo, fue sin duda el de las cajas gallegas. Caixa Galicia y Caixanova alcanzaron un acuerdo para iniciar un protocolo de fusión precedido de intensas negociaciones casi secretas. Instigadas por la premura que les fijó el Banco de España, que dio su visto bueno a la fusión el pasado 27 de abril, Caixa Galicia y Caixanova apuraron sus decisiones en sucesivas reuniones estos últimos días.El preacuerdo incluye la asignación de «dos copresidencias rotatorias» para la futura caja fusionada, así como el establecimiento de la sede operativa en Vigo y el nombramiento de Julio Fernández Gayoso como presidente de la futura caja fusionada en el primero de los turnos establecidos.En Jaén, Caja de Jaén y Unicaja suscribieron también su escritura de fusión, lo que permite la constitución de una nueva entidad que se consolida como la primera de Andalucía y una de las mayores cajas de ahorros de España, ubicándose en cuarto lugar por beneficios, con 266,6 millones de euros, y un patrimonio neto cercano a los 3.000 millones. La fusión refuerza, además, la solidez de ambas cajas, lo que permite a la entidad resultante contar con un alto nivel de capitalización, con un coeficiente de capital básico del 12,2%. A la nueva caja resultante de la fusión le correspondería un volumen de negocio superior a los 55.000 millones de euros, 953 oficinas y 4.871 empleados, según datos de 2009.CAM y Caja MurciaLa que no ha fructificado, de momento, ha sido la fusión entre Caja del Mediterráneo (CAM) y Caja Murcia. Fuentes de la entidad valenciana afirmaron que las elevadas exigencias planteadas por la caja murciana han impedido llegar a acuerdo alguno, por lo que CAM no descarta otras opciones pues se siente capacitada para competir por las oportunidades que surjan en el proceso de reordenación. El presidente de la CAM, Modesto Crespo, afirmó que los datos confirman que la entidad se encuentra en una situación óptima para mantenerse entre las líderes del sector.