Madrid se postula como sede de «Las Mini-Vegas»

Una empresa americana quiere construir hoteles con 20.000 habitaciones y casinos como los de Nevada en la región.

Marina Bay Sands en Singapur
Marina Bay Sands en Singapur

Madrid podría convertirse en las próximas «miniVegas». El operador estadounidense de casinos Las Vegas Sands quiere levantar una pequeña versión de la «capital del juego» en nuestro país y han fijado su mira en la Comunidad. El Gobierno regional conoce gran parte del proyecto que los empresarios del estado de Nevada planean para España y está valorando «dos o tres ubicaciones» idóneas para albergar en la región un complejo hotelero y de juego.
La compañía dirigida por Sheldon Aldelson contactó hace un mes con el Gobierno que preside Esperanza Aguirre a través de la entidad Promomadrid. El encuentro, que tuvo lugar en Madrid, sirvió para que responsables de la empresa pública conocieran los pormenores del proyecto, que prevé la construcción de 20.000 habitaciones, espacios recreativos y espacios comerciales, con un coste de entre 10.000 y 15.000 millones de euros.
La empresa ha extendido sus tentáculos por gran parte del mundo y ya explota, entre otros, el casino Marina Bay de Singapur, en cuya construcción se han invertido unos 5.500 millones de dólares. Recién estrenado en el país asiático, constituye la nueva joya de la corona de la compañía, que desde su apertura hace casi un año ha tenido más de 11 millones de visitantes.
Adelson añadió que el plan de construir en España será similar al ya desarrollado en Macao (China), que cuenta con tres casinos y planea levantar un cuarto, pero se ha enfrentado con restricciones del Gobierno. La compañía desea su expansión por Asia, pero en India y Vietnam los Gobiernos tienen regulaciones muy severas en cuanto a ceder el suelo a largo plazo.
Ahora es el turno de España, y el objetivo de su inversión está en Madrid y Barcelona, que podrían tener en un futuro no muy lejano, mega hoteles de lujo con casinos, centros comerciales, centros de convenciones y la posibilidad de ofrecer 180.000 puestos de trabajo. «Quiero crear una Las Vegas mini en Europa», ha declarado Adelson, cuya empresa es propietaria del casino-hotel Venetian y el Palazzo en Las Vegas. Para ello, Sands planea reunirse con tres grandes constructoras españolas en las dos próximas semanas para discutir las posibilidades. El coste del proyecto se situaría en los 20.300 millones de dólares (14.800 millones de euros), según Sands. La empresa necesitará contar con el beneplácito del Gobierno regional para las concesiones y la adquisición de terrenos pero ayer fuentes del Gobierno regional aseguraron que, en caso de resultar adjudicatarios del concurso, recibirán el proyecto con los brazos abiertos.
No es la primera vez que un negocio similar tantea al Ejecutivo de Aguirre. Hace ya dos años la Comunidad de Madrid inició unas negociaciones con la misma empresa que finalmente se vieron truncadas por la crisis económica.
Para la región lograr hacerse con este nuevo parque empresarial no va a ser un camino de rosas. La competencia es dura y otras sociedades mantuvieron encuentros con los responsables de la Generalitat valenciana hace algo más de dos años. Entonces el intermediario inspeccionó varios terrenos en la zona de Chiva y Picassent, que al final descartaron.


Llega el bingo electrónico
La Comunidad tramita un decreto para modernizar la oferta de juego y ampliar el número de premios. El Consejo de Gobierno regional acordó ayer remitir al Consejo Económico y Social el proyecto de un decreto por el que se autorizará por primera vez el bingo electrónico. Se incrementan también las combinaciones ganadoras, ya que a la línea y bingo tradicionales se incorpora la esquina y la cruz. Todo, para hacer el juego «más atractivo a nuevos públicos y, por tanto, promover la creación de nuevos puestos de trabajo». El decreto, que modificará el actual reglamento de los juegos colectivos de dinero y azar, pretende además dar un empuje al sector, que está afrontando la crisis con una reducción del número de salas. Además, para compensar las restricciones del juego privado con respecto a las loterías, se autoriza su publicidad más allá del nombre de la empresa.