El PP espera que Rus cambie de actitud antes de presentarle relevo

Alicante-El XIII Congreso del PPCV terminó con todos los referentes populares subidos sobre el escenario en torno a su líder, el presidente Albero Fabra. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá y el presidente de la Diputación y del PP de Valencia, Alfonso Rus, también lo hicieron. Escenificaban así una imagen de unidad a pesar de que ambos mostraron su rechazo a la elección de Serafín Castellano como secretario general.

Tras la victoria de Fabra, que obtuvo un 81,3 por ciento de los votos de los compromisarios (la participación fue de un 95,5 por ciento) se inicia el momento del cambio de dirección en las provincias. La única que puede traer problemas es la de Valencia. Rus ha intentado plantarle cara a Fabra oponiéndose a la candidatura de Castellano. A él se le atribuyen los votos en blanco (18,7 por ciento) y por ello, la nueva directiva piensa que debe pagarlo porque ha rebasado los límites. Aun así, se quieren agotar todas las vías de negociación. La primera opción no es declararle la guerra, sino esperar a que cambie de actitud, que muestre su arrepentimiento.

Si no es así, se impulsará la presentación de un candidato alternativo. Los resultados de la votación del sábado permiten asegurar que Rus saldría perdedor porque, aunque se le atribuyan a él todos los votos en blanco, algunos podrían ser de Alicante, no contaría con el suficiente respaldo del partido en Valencia.

Sin embargo, Rus no parece estar dispuesto a ceder. Se cree capaz de ganar el pulso y, hoy mismo, convocará la celebración del congreso para la segunda quincena de julio.

La misma operación se repetirá en Alicante y Castellón a lo largo de esta semana. En la primera, habrá un único candidato el vicepresidente del Consell, José Císcar, quien ha conseguido limar diferencias en una provincia convertida otrora en polvorín. En Castellón el ambiente también está tranquilo. El presidente de la Diputación, Javier Moliner, tiene la elección como presidente provincial garantizada en sustitución de Carlos Fabra.

Fabra clausuró ayer el cónclave con mensajes alejados de los mecanismos internos de los partidos. Arengó a su gente para que trasmita a los ciudadanos que «el PP no os defraudará y trabajará cada minuto para sacar a la Comunitat de la crisis».

Insistió en reivindicar que la defensa de los intereses valencianos está por encima de todo, incluso por delante del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Con esta promesa marcó las líneas rojas por donde no pasará. Agua, financiación, defensa de la agricultura y el Corredor Mediterráneo. No obstante, pidió evitar «egoísmos territoriales».

 

El apoyo «videodirigido» de Rajoy
Alicante- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostró ayer su apoyo al jefe del Consell, Alberto Fabra. «Te ha tocado un momento difícil», pero «confío en tu responsabilidad para liderar las decisiones que habrá que tomar en el actual contexto de dificultades en la Comunitat». Este es el mensaje que brindó ayer Rajoy a Fabra en la clausura del XIII Congreso Regional del PPCV celebrado en Alicante. Lo hizo en un video que se proyectó ante un auditorio, el de Alicante, repleto. Excusó su ausencia diciendo que estaba en Chicago, en una reunión de la OTAN. En la grabación, además de imágenes del presidente Fabra en diferentes actos, el presidente recibió el cariño de otros pesos pesados del PP. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, aseguró que Fabra lo está haciendo muy bien, a pesar de que «la situación no es nada fácil». Lo dice con la experiencia que le da ser presidenta de Castilla- La Mancha. También intervino el vicesecretario General de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano.
El video sirvió para callar algunas voces que apuntan a que Rajoy a puesto en cuarentena a la Comunitat y por extensión, a Fabra.