Mas aplaza la independencia 4 años

Artur Mas cerró ayer la última de las «Doc Sessions», donde alertó de que la sociedad catalana no está madura para un referéndum
Artur Mas cerró ayer la última de las «Doc Sessions», donde alertó de que la sociedad catalana no está madura para un referéndum

Barcelona- En el último capítulo de la serie «Doc Session», las sesiones monográficas sobre temas de actualidad creadas por CiU para calentar la precampaña, Artur Mas habló de «nación». Esta vez, el presidente de CiU estuvo solo en el escenario, no le acompañó ningún especialista en la materia como en las anteriores entregas. Aunque la puesta en escena no sería la única novedad. Mas innovó también con su discurso. Después de que CiU apoyara la Iniciativa Legislativa Parlamentaria para convocar una consulta soberanista, Mas se apartó de la equidistancia con la que habitualmente aborda la independencia de Cataluña.Se atrevió a comparar la transición, «el salto de la dictadura a la democracia», con el paso hacia adelante que «le toca dar ahora a Cataluña hacia el derecho a decidir». Si bien aseguró que «si soy presidente de la Generalitat no pondré límites al derecho a decidir», también admitió que es contrario a convocar un referéndum soberanista en los próximos cuatro años. Mas alertó de que Cataluña ni está madura ni tiene una mayoría social clara para garantizar el éxito de una consulta independentista. «Y este país ya ha acumulado demasiadas derrotas», añadió. Mas ilustró los peligros de ir demasiado rápido en esta empresa comparando Cataluña con un gran buque, cuyo capitán debe vigilar con las maniobras que realiza porque por querer ir más deprisa de la cuenta podría «embarrancar» la nave. Concierto económicoLa próxima legislatura, el derecho a decidir de Cataluña para Mas pasa por «no permitir que ningún Tribunal Constitucional ni ningún Gobierno de España impidan desarrollar aquello que el pueblo catalán votó», el Estatut. Pasa por decidir «sobre nuestras infraestructuras», como tirar adelante el corredor del Mediterráneo o tejer una red de universidades potente. Y pasa por «resolver nuestra financiación», consiguiendo el concierto económico. Porque, según Mas, «con el actual sistema seguimos sufriendo un sangrante déficit fiscal». Vía «power point» recordó que el déficit de Cataluña es de 18.000 millones y lo comparó con el de Flandes, que es de 12.000 millones de euros. Para lograr el triplete, Mas habló de la necesidad de construir una nación plena, en la que quiere incorporar a los nuevos catalanes, y de situar a Cataluña en el mundo.