La FIFA no descarta la tecnología

Blatter lamentó los errores y ahora es partidario de estudiar nuevas técnicas

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, lamentó ayer «los errores evidentes de los árbitros» y reconoció la necesidad de reabrir el debate sobre la tecnología aplicada al fútbol en la línea de gol. «Es obvio que después de las experiencias del Mundial hay que reabrir el debate». Además, pidió perdón a Inglaterra y México.Blatter anunció que se estudiará de nuevo la posibilidad de implantar la tecnología para aclarar las jugadas en la línea de gol, como el tanto que marcó el inglés Lampard en el partido de octavos de final ante Alemania. Los responsables de dicha tecnología han asegurado que no sería costo- so ni impreciso.La implantación de la tecnología en la línea de gol en el fútbol sería similar al llamado «ojo de halcón» que se utiliza en el tenis y tendría un coste mínimo gracias a los ingresos que se obtendrían a través de los patrocinadores, lo que beneficiaría a la FIFA. La instalación tendría un coste de entre 125.000 y 250.000 euros en cada campo, pero desde la empresa «Hawk-Eye Innovations», a través de su director Paul Hawkins, se explica que podrían «instalarlo gratis a cambio de obtener los derechos para vender el patrocinio», rechazando así una de las razones argumentadas por FIFA para no utilizarlo. Además, recalca que el sistema es «ciento por ciento seguro», como se ha demostrado ya en partidos de la «Premier League» y por la «International FA Board». Hawkins recuerda que su fiabilidad está más que probada en el tenis, a excepción de los tor- neos de tierra batida donde no se utiliza.Semanas atrás, la propia empresa insertó un comunicado en su «web» en el que rechazaba los argumentos de la FIFA y recalcaba que la tecnología había «demostrado dar resultados fiables». Además, consideran que la colocación de árbitros de gol, con los que ya se ha experimentado, no aseguran que no pueda existir el «fallo humano», ya que muchas de las jugadas de ese tipo suceden en una fracción de segundo. «La tecnología podría ser una atractiva oportunidad de esposorización, como sucede en el tenis», recalcaron, a la vez que rechazaban la argumentación de FIFA de que la «universalidad» del fútbol descartaba su uso. «Si sólo se utiliza lo que está disponible, siempre se progresará al nivel de lo más lento», consideraron.«El fútbol tiene la obligación de dar a los jugadores la mejor oportunidad para que el destino esté en sus manos. No utilizar la tecnología disponible mina la credibilidad del deporte», expresaban. Finalmente, argumentaron que la utilización de esta tecnología no tendría por qué desembocar en el uso del vídeo u otros sistemas. «La respuesta se puede dar en 0,5 segundosy los árbitros la quieren para ayudarles, no para suplirles», añadieron.Las cámaras y el hombreEl responsable del Departamento de Arbitraje de la FIFA, el español José María García Aranda, afirmó, con respecto a las polémicas arbitrales en el Mundial, que «comparar al hombre con 32 cámaras no tiene ningún sentido». «Más que cansino, es triste que a lo que se dé mayor importancia sea precisamente a lo negativo y no se resalte lo positivo, que ha sido muchísimo», comentó el ex colegiado madrileño.