Historia

La primera industria de Barcelona

Cuándo: Hasta el 16 de diciembre. Dónde: Museo de Historia de la Ciudad. Plaza del Rey. l Información: T. 932562122. 

BARCELONA- El Museo de Historia de Barcelona explora uno de los momentos más desconocidos en la vida de la capital catalana. Es el cambio de la ciudad de población manufacturera a centro industrial, muy ligado a unas telas de algodón estampadas, que por sus orígenes asiáticos recibieron el nombre de indianas.

Para esta muestra el Saló del Tinell ha reconstruido un taller de indianas, además de incorporar 124 piezas tan significativas como una reproducción de la primera máquina de hilar «berguedana», incunables de la fábrica Oberkampt de Jouy (Francia) o una tela que representa los preparativos de una batalla de la fábrica Ribas y Cía de Barcelona, de finales del siglo XVIII.
De esta manera puede seguirse cómo era el proceso de fabricaciñon de las indianas, además de continuar la repercusión que tuvo todo esto en las transformaciones sociales, económicas y urbanas de Barcelona. El paso de la estampación textil en la hilatura a principios del siglo XIX es uno de los motores de la modernización industrial de la ciudad que, con el paso del tiempo, hará posible que Barcelona se convierta en un gran centro industrial de la Europa mediterránea.

Las indianas eran tejidos de algodón estampados que originariamente llegaron a Europa procedentes de la India y tuvieron mucho éxito. Desde finales del siglo XVII y durante el XVIII emergieron fábricas de indianas en Europa, como es el caso de Barcelona. Varias iniciativas empresariales surgidas en la capital catalana desde 1736 y durante todo el siglo XVIII, el bagaje comercial que Barcelona tenía por el Mediterráneo y el comercio con América estimularon el crecimiento de la manufactura y comportaron que Barcelona se llenara de fábricas de indianas. Son los primeros pasos de lo que sería la transformadora revolución industrial.

Àlex Sánchez, historiador y responsable de la exposición, aseguró ayer que el punto de partida del proceso de industrialización de la capital catalana se inicia gracias al desarrollo de la manufactura de indianas, a partir de los años treinta del siglo XVIII.

Esta industria, según se muestra en el recorrido expositivo, convirtió Barcelona en una de las grandes ciudades produtivas de Europa y contribuyó a equipararla a las grandes urbes del continente. «La manufactura de las indianas es un capítulo muy relevante de la historia de la ciudad y supone el punto de partida de su industrialización», declaró Sánchez. Dividida en cuatro apartados, gracias a la exposición, el visitante conocerá cómo se inició la producción de indianas, unas piezas de algodón que representaron en Europa «una verdadera revolución indumentaria», por sus propiedades higiénicas y estéticas, y que contribuyeron a «redecorar» la vida cotidiana, puesto que estas telas tanto sirvieron como colchas de camas, cortinas y vestidos como para forrar paredes de teatros y palacios.
 

 

Piezas inéditas
La exposición reúne piezas originales procedentes de museos, archivos y colecciones particulares, algunas de las cuales son inéditas, como la indiana auténtica «Navegación por el río Ganges» o los retratos de fabricantes catalanes como los de Josep Canaleta o la familia Bonaplata. Otro de los contenidos destacados son varios vídeos que permiten conocer los procesos de creación de las telas y las herramientas con que se producían, como tejedoras mecánicas y manuales y bergadanas, así como los usos que se daban a estos tejidos por parte de la sociedad de la época.