Temen que la Junta pacte con UGT el futuro del sector público

CC OO se desmarca y advierte a Griñán: «Igual pretende que le apaguemos el incendio algunos sindicatos».

Griñán, junto a Chaves, ayer, en Madrid, durante el Comité Federal del PSOE
Griñán, junto a Chaves, ayer, en Madrid, durante el Comité Federal del PSOE

SEVILLA- Varias centrales sindicales temen que la Junta de Andalucía busque el consenso con UGT para legitimar el decreto-ley de reordenación del sector público empresarial, rechazado de plano por la mayoría de las centrales sindicales. La estrategia del Gobierno andaluz apunta en esta dirección, ya que cada vez que se le pregunta por el diálogo se remite al VII Acuerdo de Concertación Social, donde están representados UGT y CC OO.

Fue el propio secretario general de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Andalucía FSC-CC OO-A, Felipe Falcó, el que en declaraciones a Ep advirtió ayer sobre esta posibilidad: «Igual pretende –en referencia a Griñán– que apaguemos el incendio algunos sindicatos, cuando es él el que debe dar satisfacción al conjunto de los empleados públicos».

En esta misma línea se expresó la responsable de administración autonómica de CSIF Andalucía, Alicia Martos, que señaló que «se está utilizando un doble lenguaje por parte tanto de la Administración como del sindicato UGT, quienes están siendo fuertemente criticados por el conjunto de los empleados públicos».

Una de las principales críticas que hacen las centrales sindicales es que el decreto-ley de reordenación del sector público permitirá equipararse a los funcionarios a los 20.000 empleados laborales contratados «a dedo». Se da la circunstancia de que en numerosas empresas públicas –por ejemplo Egmasa, que ha tenido elecciones sindicales recientemente– la presencia de UGT es mayoritaria. Serán esos empleados que no han concurrido a una oposiciones los grandes beneficiarios de la creación de macroagencias por parte de la Junta ya que «consolidarán» su puesto de trabajo.

No es la primera vez que la Junta se remite al diálogo social encuadrado sólo en el marco de la Concertación. Para la aprobación del Anteproyecto de Ley del Trabajo Autónomo siguió la misma estrategia y dejó al margen a las asociaciones representativas como marca el Estatuto del Trabajo Autónomo. Ahora también prioriza la negociación a través de la Concertación en lugar del estatuto básico del empleado público.

Lo que parece claro es que el conflicto se enconará en los próximos días y más aún después de las acusaciones de Griñán contra los sindicatos el pasado viernes en Jaén. Tras ser abucheado, el presidente andaluz les recriminó por difundir «bulos» y relacionó su actitud con la intención de ganar «unas elecciones sindicales».

CSIF-A señaló que sólo informan «del texto puro y duro publicado en el BOJA».

Por su parte, CC OO-A aseguró «que Griñán cree que todo el mundo tiene intereses electorales menos él» y le recordó que en 2011 se someterá a unos comicios.