«Apenas son 300 terroristas y están en la agonía»

«Apenas son 300 terroristas y están en la agonía»
«Apenas son 300 terroristas y están en la agonía»

LONDRES- «Los disidentes que han traído el terror de nuevo a Irlanda del Norte son peligrosos como cualquier animal acorralado en su agonía». Las palabras son de Sir Hugh Orde, el responsable de la Policía de Irlanda del Norte. El jefe del nuevo cuerpo formado por católicos y protestantes se mostró más firme que nunca en un artículo publicado ayer en «News of the World» en donde aseguró que en los últimos 18 meses se registraron al menos 25 intentos de asesinar a funcionarios fuera de servicio. «Estos grupos son pequeños en número y están mal organizados», matizó. Según Orde, los disidentes podrían ser alrededor de 300 de una población que llega a los 1,75 millones de personas. En otras palabras, constituyen una mísera minoría. «Son anulados por los políticos decentes que se han comprometido a llevar hacia delante al pueblo de Irlanda del Norte», aseguró. Al cierre de esta edición se habían llevado a cabo nueve detenciones en distintos puntos de la provincia, en relación con el asesinato de los dos soldados de 23 y 21 años y un policía de 48 años, acribillados a tiros con una diferencia de tan sólo 48 horas. Los primeros recogían unas pizzas que habían pedido en la base militar. El segundo fue sorprendido con un disparo en la nuca, cuando una mujer llamó quejándose de la actuación de unos gamberros. Después de la detención el viernes de uno de los antiguos miembros del IRA, Colin Duffy, se registraron otros dos asesinatos, el de un hombre de 37 años y una primera mujer de 30. Ante estos hechos Orde tachó de «ridículas» las informaciones que aseguran que los disidentes del IRA, integrados por el Auténtico y el de Continuidad, preparan nuevos atentados contra políticos en otros puntos del Reino Unido. Según el jefe del cuerpo «el principal enfoque es atacar a los agentes». Eso sí, Orde está completamente seguro de que «la historia de ese país sigue adelante» y no se amenaza la paz lograda desde hace 10 años. Con la condena «sin fisuras de todos los partidos políticos», ahora tiene «claro que no será necesario usar al Ejército para capturar a los terroristas», indicó. El jefe de la Policía recalcó que trabajan con los servicios de seguridad y otros especialistas para «desarticular, detener y encerrar de por vida» a estos terroristas. Rindiendo homenaje a sus compañeros puntualizó que este trabajo «no era para los pusilánimes» y, una vez más, alabó «la valentía y el coraje» de sus oficiales. «Los agentes en otros lugares simplemente responden a las llamadas de rutina y están más preocupados por el tiempo de la reunión que si van a ser víctimas de una emboscada por hombres armados y psicópatas peligrosos decididos a destrozar el frágil proceso de paz», sentenció. Dijo que, incluso cuando están fuera de servicio, «no están a salvo de los cobardes que se esconden en la sombra».