África

Aviones no identificados atacaron en enero una caravana de presuntos traficantes de armas en Sudán

Varios aviones no identificados atacaron el pasado mes de enero una caravana de presuntos traficantes de armas en Sudán que se dirigía a Egipto, causando la muerte de casi todos los ocupantes de los vehículos, según revelaron hoy dos políticos sudaneses. Los políticos, que hablaron bajo la condición de mantener su anonimato debido a lo delicado del tema, declararon a la agencia de noticias Reuters que el ataque tuvo lugar en una remota área del este de Sudán, pero no precisaron quien lo llevó a cabo. Aunque el ministro de Asuntos Exteriores de Sudán, Deng Alor, dijo ayer a los medios de comunicación en El Cairo que no tenía información sobre ningún ataque, el periódico egipcio independiente 'Al Shorouk' citó esta semana a "fuentes sudanesas informadas"que aseguraban que varios aviones de Estados Unidos estuvieron involucrados en el ataque, el cual, dijo, causó la muerte de 39 personas. Los medios de comunicación sudaneses recogieron las declaraciones de un hombre que es, según aseguran, el único superviviente del ataque y que relató que dos aviones sobrevolaron el convoy para después volver y disparar contra cuatro de los cinco camiones de la caravana. La cadena estadounidense CBS, por su parte, informó de que a uno de sus corresponsales le contaron que el bombardeo fue efectuado por aviones israelíes, que el objetivo era evitar que un cargamento de armas llegase al movimiento palestino Hamás, que gobierna 'de facto' en la Franja de Gaza, y que murieron más de 30 personas. Según el corresponsal, los Servicios de Inteligencia israelíes habían descubierto que las armas estaban siendo transportadas en camiones hacia Sudán y que se dirigían a la Franja de Gaza cruzando Egipto.

PODRÍA HABER SIDO ISRAEL Lo cierto es que el incidente ocurrió durante la ofensiva israelí contra la Franja, que duró 22 días y cuyo objetivo era, según Tel Aviv, detener el lanzamiento de cohetes por parte de los milicianos palestinos contra su territorio. Además, el primer ministro saliente de Israel, Ehud Olmert, dijo hoy en un discurso pronunciado en la ciudad israelí de Herzliya: "Estamos emprendiendo acciones allá donde podemos atacar la infraestructura terrorista, en lugares cercanos y en otros no tan cercanos". "Estamos atacándolos, y de una forma que refuerza la disuasión y la imagen de disuasión --lo cual, a veces, no es menos importante-- del Estado de Israel", señaló sin referirse en ningún momento al incidente ocurrido en Sudán. "No tiene sentido entrar en detalles, todo el mundo puede usar su imaginación. El hecho es que quien lo tiene que saber lo sabe. Quien tiene que saberlo sabe que no hay ningún lugar donde el Estado de Israel no pueda actuar", subrayó. Cualquier confirmación pública de un ataque extranjero tendría un gran impacto en Sudán, donde las relaciones con Occidente ya están tensas tras la decisión que tomó el Tribunal Penal Internacional (TPI) este mes de emitir una orden de arresto contra el presidente Omar Hasan al Bashir por crímenes de guerra y contra la Humanidad en la región de Darfur.