Ya son seis los cuerpos recuperados del avion de Air France

- Dos cuerpos, una asiento de color azul que identifica a Air France y partes de un ala fueron rescatados ayer por la Marina de Brasil. - El fabricante había recomendado el cambio del sensor de velocidad del A330. Ahora, Air France anuncia que lo hará. 

Dolor durante durante la misa celebrada en Río de Janeiro en homenaje a las 228 víctimas del accidente
Dolor durante durante la misa celebrada en Río de Janeiro en homenaje a las 228 víctimas del accidente

La Marina brasileña rescató hoy otros tres cuerpos de fallecidos en el accidente sufrido por un Airbus de Air France en el Atlántico, con lo sube a cinco el número de cadáveres recuperados, y afirmó que "ya no hay dudas"de que todos son de pasajeros del avión.
Por otra parte, desde París, el Estado Mayor francés informó de que uno de sus barcos que está en la zona de búsqueda ha rescatado otro cuerpo, con lo que serían seis los recuperados.
El teniente coronel brasileño Henry Wilson Munhoz dijo que "otros cuerpos han sido avistados"por los equipos de rescate que están en la zona en que ocurrió el desastre, donde hoy permanecen en operaciones cinco buques y doce aviones brasileños, así como dos aeronaves y una fragata francesas.
Fuentes oficiales brasileñas también informaron que la aerolínea francesa ha confirmado que el número de serie de un asiento de color azul recuperado este sábado en alta mar corresponde al Airbus que hace casi una semana desapareció de los radares, horas después de haber despegado de Río de Janeiro hacia París con 228 personas a bordo.
"Ya no hay duda de que todo lo que está siendo encontrado es del avión accidentado", ni tampoco de que "los cuerpos son de personas que estaban en ese aparato", declaró Munhoz en una rueda de prensa.
Los cadáveres y los objetos recuperados hasta ahora en alta mar serán trasladados a la ciudad brasileña de Recife, donde funciona uno de los dos puestos de mando instalados por las autoridades a cargo de los rescates.
Aunque se esperaba que los cadáveres llegasen a tierra firme hoy mismo, Munhoz indicó, sin precisar las razones, que lo harán este lunes a bordo de la fragata "Constitución", que navega hacia un punto a unos 300 kilómetros de la costa donde los restos serán recogidos por un helicóptero.
Durante las tareas realizadas esta madrugada se ha recuperado otro asiento, "partes de las alas y de la estructura del avión", así como "máscaras de oxígeno y cientos de objetos"que se presume que corresponden al Airbus de Air France, dijo el oficial.
Las búsquedas continúan concentradas en torno a un radio de 220 kilómetros trazado a partir del punto donde se cree que cayó el avión, situado a unos 704 kilómetros del archipiélago brasileño de Fernando de Noronha, a 1.296 kilómetros de Recife y cercano a los peñascos deshabitados de Sao Pedro y Sao Paulo.
Munhoz explicó que el mal tiempo que ha imperado en la zona de búsqueda durante los últimos dos días se mantiene hoy y afecta sensiblemente a la visibilidad desde el aire, pero no impide los trabajos de rescate que realiza el personal de los buques.
Asimismo, ratificó que la "prioridad"es la recuperación de los cuerpos para dar una respuesta rápida a los familiares de las víctimas, que en parte se encuentran concentrados en un hotel de Río de Janeiro.
Los peritos de la Policía Federal brasileña que se ocuparán de la identificación de los restos se encuentran desde el sábado en Recife y cuentan con muestras genéticas de los familiares de las víctimas, que fueron recogidas en Río de Janeiro en los últimos días.
Fuentes militares brasileñas han dicho que, a pesar de haberse rescatado material "suficiente"para confirmar el desastre, aún no se ha encontrado nada que pueda ayudar a identificar las causas del accidente, que serán investigadas por Francia.
Air France solo ha confirmado hasta el momento que el avión llegó a emitir en forma automática 24 señales de anomalías en sus sistemas durante los cuatro minutos previos a su desaparición de los radares.
Para determinar las verdaderas causas será clave la recuperación de las cajas negras del avión, que según los indicios obtenidos por las autoridades brasileñas pueden encontrarse en el fondo del Océano Atlántico, a unos 4.000 metros de profundidad.


SE AMPLIA EL ÁREA DE BÚSQUEDA

Los servicios de rescate que se encargan de recuperar los restos del AF447 de Airbus desparecido en el Atlántico han decidido ampliar el área de búsqueda tras el hallazgo ayer de los cuerpos sin vida de dos pasajeros, así como de efectos personales y de un asiento perteneciente al aparato siniestrado.
El lugar del impacto ha sido determinado en torno a las islas deshabitadas de Sao Pedro y Sao Paulo, a unos 704 kilómetros de la localidad de Fernando de Noronha. Desde el punto del impacto se ha trazado un radio de 220 kilómetros donde reanudarán las labores de rescate nueve aviones, entre ellos un Falcon 50 y un modelo Atlantic Rescue D, así como un avión de patrulla marítima P-3C Orion de Estados Unidos, según informa el diario «Folha».



24 MENSAJES DE ANOMALÍAS

Por otra parte, en Francia, los investigadores revelaron ayer que el avión envió hasta 24 mensajes automáticos de anomalías antes de desaparecer a medida que sus sistemas cayeron uno a uno. El director de la agencia francesa de investigación de accidentes aéreos, Paul-Louis Arslanian, dijo que la aeronave no tenía el piloto automático conectado. Según el experto, no estaba claro si los pilotos lo desconectaron o dejó de funcionar al recibir datos contradictorios sobre la velocidad.
Aunque no se ha vinculado con el accidente, los investigadores revelaron que Airbus detectó lecturas de velocidad fallidas en sus aviones A330 antes del accidente y había aconsejado a sus clientes que reemplazaran un sensor. «Algunos de los sensores (del A330) estaban destinados a ser reemplazados pero eso no significa que el avión fuera defectuoso», comentó Arslanian.
Air France anunció ayer que ha acelerado el recambio de los sensores de velocidad de sus aviones A330 y A340, ante la posibilidad de que estos pudieran haber tenido algo que ver en la tragedia de su avión en aguas del Atlántico.
Sin embargo, la prioridad sigue siendo la de localizar las grabaciones del vuelo e intentar recabar más información sobre los fallos. Para ello se hará una búsqueda intensiva de las cajas negras. Francia ha enviado un submarino con tecnología nuclear para intentar localizar las dos grabaciones de vuelo, también se va a utilizar el submarino que encontró el «Titanic» y Estados Unidos va a enviar a la zona medios acústicos para rastrear lo más rápido posible la zona donde se cree que cayó el avión y que se amplía cada día por las fuertes mareas.
Ayuda española
El Ejército del Aire reanudó anoche la colaboración con las autoridades francesas. A petición del centro de control de las tareas de búsqueda en Dakar (Senegal), España ha enviado un avión Fokker del Servicio de Rescate (SAR) del 461 Escuadrón con base en Gando (Gran Canaria).