MENÚ
domingo 25 agosto 2019
00:07
Actualizado

La OCDE revela que los profesores pierden un 16 por ciento del tiempo en poner orden en el aula

Diez minutos por clase para mandar callar a los alumnos

Un nuevo informe suspende al sistema educativo español. Esta vez, los docentes están en el punto de mira.

  • Diez minutos por  clase para mandar callar a los alumnos
    Diez minutos por clase para mandar callar a los alumnos
Bruselas.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de junio de 2009. 00:28h

Comentada
Bruselas. 17/6/2009

Tras el suspenso a los alumnos españoles que trajo el informe PISA, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) volvió a sacar ayer los colores al sistema educativo de nuestro país. Esta vez, lo hizo señalando a los otros protagonistas: los profesores.
Los directores del 38 por ciento de los centros españoles de Secundaria consideran que la educación en sus colegios se ve afectada, mucho o en parte, por la falta de preparación pedagógica de los profesores. Esta cifra se sitúa muy por encima del 24,1 por ciento de media del informe Talis, (Estudio Internacional sobre Docencia y Aprendizaje, de sus siglas en inglés), que la OCDE ha elaborado con las encuestas realizadas a 90.000 profesores en 23 países de la organización.
Más preocupante es la costumbre del claustro de llegar tarde a clase, ya que los directores del 34 por ciento del profesorado señalan éste como un problema que les afecta, tan sólo por detrás de México. El absentismo del profesorado también golpea especialmente a España, al ser reconocido como un mal en sus centros por los directores al cargo del 39,2 por ciento de maestros.
Pero la labor de los docentes no es fácil. El estudio señala la falta de incentivos y el mal comportamiento en las aulas como los dos elementos fundamentales que dificultan la   labor pedagógica de los profesores de educación secundaria   obligatoria en los países estudiados. Además, las conclusiones revelan que los maestros deben emplear el 16 por ciento de su jornada laboral en mandar callar a los alumnos, lo que supone hasta 10 minutos por clase.
Sin entrar a valorar el sistema español, uno de los autores del informe presentado ayer, Michael Davidson, recordó que los profesores de nuestro país son los que menos información reciben sobre cómo dan las clases, «y si no saben si lo están haciendo mal, tampoco van a poder corregir los errores». Hasta un 45 por ciento de los docentes no conoce la opinión de sus jefes sobre su trabajo, un porcentaje que sólo supera Italia.


Sin ayudas a la formación

Además, aunque los docentes españoles muestran un interés importante por la formación continua y son de los que tienen una mayor cualificación de los países de la OCDE (el 90 por ciento posee una licenciatura), la ayuda pública es de las menos generosas en comparación con otros países, y casi la mitad se tiene que pagar al menos parte de los cursos. El 16 por ciento de los docentes tiene que sufragar el 100 por ciento de los costes de su formación, una cifra que duplica la media de los países estudiados.

ANÁLISIS: A la cola de los informes mundiales
- ¿Cuál es la situación de España en los indicadores educativos?
–El sistema español suspende reiteradamente en los informes que realiza la OCDE y la Unión Europea. En el último informe PISA, nuestros alumnos estaban muy por debajo de la media en Lectura (puesto 35 de 57), Matemáticas (32) y Ciencias (31).
- ¿Es igual la situación en todas las comunidades?
–No. De hecho, autonomías como Castilla y León obtienen los mejores resultados, frente a otras como Andalucía.
- ¿Cuál es la situación del fracaso escolar?
–El número de alumnos que abandonan los estudios sin terminar la ESO crece año tras año y, en la actualidad, con el 31 por ciento, duplica la media de la UE.

Últimas noticias