El estrés en el trabajo duplica el riesgo de ictus en los hombres

El estrés laboral puede llegar a duplicar el riesgo de ictus en los hombres, según un estudio de la Universidad de Salud Ocupacional y Ambiental en Fukuoka (Japón), que se publica en la revista «Archives of Internal Medicine». El estrés se considera un factor de riesgo del ictus y varios modelos sobre estrés laboral ya proporcionan indicios sobre cómo reducir dicho riesgo. Estos modelos señalan que los empleados con demandas psicológicas altas y poco control sobre su trabajo tienen más propensión a la enfermedad que aquellos con menores demandas psicológicas y mayor control sobre su trabajo.
Los investigadores, dirigidos por Akizumi Tsutsumi, estudiaron a 6.553 japoneses que completaron un cuestionario inicial y un examen físico entre 1992 y 1995. Los empleados fueron seguidos anualmente a través de llamadas telefónicas, cartas y entrevistas durante una media de 11 años. En este tiempo se produjeron 147 ictus. Los resultados de los análisis mostraron dos veces más riesgo de ictus en los varones con un trabajo más estresante en comparación con los hombres con bajo estrés laboral.
En cuanto a ellas, a pesar de que las que tenían trabajos muy estresantes tendían a tener un mayor riesgo de ictus frente a aquellas con puestos con menos estrés, no se descubrieron diferencias estadísticas en cuanto a la incidencia de este trastorno.
Según los investigadores, la relación entre el estrés y el ictus podría estar mediada por dolencias crónicas como la obesidad, la hipertensión, la intolerancia a la glucosa y los niveles anormales de colesterol. Otros factores que podrían contribuir incluyen la peor adaptación a situaciones de ansiedad, a la activación del sistema nervioso simpatético y a los trastornos inflamatorios.