Europa

El fin de los paraísos fiscales: Austria Suiza Bélgica y Liechtenstein se suman a Andorra y flexibilizan el secreto bancario

El Consejo Federal helvético (gobierno) decidió hoy flexibilizar el intercambio de información sobre el secreto bancario conforme a las reglas en materia fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).El ejecutivo helvético aseguró que simplificará los procesos de intercambio de información en caso de sospechas fundamentadas y concretas.Esta modificación de la regulación permitirá ampliar el intercambio de información con otros países "en determinados casos".Asimismo, el Consejo Federal anunció que está dispuesto a revisar los acuerdos de doble imposición.No obstante, el gobierno suizo dejó muy claro que el secreto bancario continúa existiendo, y que la adaptación a los estándares de la OCDE en materia administrativa no modifica las reglas para los contribuyentes domiciliados en Suiza.La decisión del gobierno suizo se enmarca en la intención del G-20 -que se reunirá en Londres el 2 de abril próximo- de incluir en una "lista negra"a los países considerados paraísos fiscales y a los que no colaboran con los miembros de la OCDE en la lucha contra la evasión y el fraude fiscal.Las normas de la OCDE contemplan el intercambio de informaciones a petición de las autoridades fiscales de los países para llevar a cabo investigaciones específicas sobre personas sospechosas de fraude fiscal.Austria accede a abrir cuentas de sospechosos de delitos fiscales Austria, que cuenta con uno de los secretos bancarios más restrictivos de Europa, accedió hoy a abrir las cuentas bancarias de ciudadanos extranjeros en caso de sospechas de autoridades fiscales de otros países.El ministro austríaco de Finanzas, Josef Pröll, dijo hoy en una rueda de prensa en Viena que esas sospechas deberán estar bien documentadas para que las autoridades bancarias alpinas accedan a abrir las cuentas de un cliente extranjero.Hasta ahora, las entidades austríacas sólo estaban obligadas a dar información a otros países si había un proceso judicial abierto.Los países europeos con secretos bancarios como Suiza, Austria, Luxemburgo, Bélgica, pero también Liechtenstein, Andorra y Mónaco, se encuentran sometidas a fuerte presión internacional bajo la acusación de fomentar el fraude fiscal y el lavado de dinero.Andorra y Liechtenstein anunciaron ayer que levantan parcialmente su secreto bancario. EFEBélgica intercambiará información fiscal Por su parte, Bélgica pondrá en marcha un nuevo sistema de intercambio de información fiscal con terceros países tras las críticas de falta de transparencia y las acusaciones de ser un paraíso fiscal.El ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, informó hoy del cambio a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que incluye al país en su lista provisional de países que no cooperan en el intercambio de informaciones fiscales.Reynders afirmó que los primeros contactos serán con Estados Unidos y que a partir de ahora el intercambio de información formará parte de cada nuevo contrato bilateral que negocie Bélgica.Asimismo, comunicó que probablemente desde principios del año que viene, se aplicará el sistema europeo de intercambio de información fiscal sobre el ahorro.En la actualidad, Bélgica cuenta con secreto bancario y no participa en el sistema automático de intercambio de informaciones fiscales.El titular de Finanzas fue interrogado ayer en el Parlamento belga por los diputados Yvan Mayeur (PS) y Georges Dallemagne (cdH) al respecto, donde recalcó que no se trata de una lista de "paraísos fiscales"sino de "países no cooperativos en materia de intercambio de información".La única lista oficial fue establecida en 2005 por la OCDE, y sólo incluye a Andorra, Liechenstein y Mónaco, recordó Reynders.La OCDE ha redactado este nuevo listado a petición de Francia y Alemania, dos países que pretenden lanzar una ofensiva contra los paraísos fiscales en la próxima cumbre del G20, que tendrá lugar el 2 de abril en Londres.El nuevo documento incluirá una treintena de países, entre los que figuran varios miembros de la Unión Europea (UE), según publicó esta semana el diario francés "La Tribune".Liechtenstein también dejará ser un paraísoEl principado de Liechtenstein, envuelto desde el año pasado en un escándalo por su presunta colaboración en una trama de evasión de impuestos, mostró hoy su compromiso para cumplir con los estándares de transparencia de la Organización para la Cooperación y DesarrolloEconómico (OCDE) en materia fiscal, así como su disposición para suscribir acuerdos bilaterales con otros países.En este sentido, el Gobierno del Principado señala que ha iniciado contactos con los países interesados respecto a posibles acuerdos bilaterales en materia de impuestos y para la cooperación en la lucha contra el fraude fiscal, que podrían, incluso, "ir más allá"del marco establecido por la OCDE. "Liechtenstein pretende garantizar la certidumbre y conformidad legal al mismo tiempo que la preservación de la privacidad y confidencialidad de los clientes bancarios", explicó el pequeño Estado centroeuropeo, que subrayó su voluntad de compatibilizar sus responsabilidades hacia los clientes de sus entidades financieras con el cumplimiento de las "legítimas reclamaciones fiscales"de sus socios. "Asumimos nuestra responsabilidad como parte de un área económicamente integrada. Con esta declaración, aportamos nuestra contribución para una solución conjunta hacia una solución efectiva de las posibles reclamaciones fiscales de carácter internacional teniendo en cuenta al mismo tiempo los legítimos intereses de los clientes de nuestro centro financiero", afirmó el primer ministro del Principado, Otmar Hasler. En este sentido, Hasler señaló que el secreto bancario había permitido hasta la fecha garantizar la legítima protección de los ciudadanos, lo que "continuará así", aunque admitió que con la declaración de hoy, Liechtenstein pretende dejar claro que la confidencialidad bancaria no puede ser utilizada como vehículo deldelito fiscal.