Historia

El nuevo libro de Héctor Oliva descubre la historia americana oculta en Barcelona

El origen guatemalteco de La Pedrera, construida gracias a una fortuna amasada en fincas cafetaleras, o el bautizo de las judías argentinas con el nombre de «peronas» tras la visita de Eva Perón a Barcelona son algunas de las anécdotas que el periodista Héctor Oliva saca a la luz en su libro «Veinte historias de la Barcelona americana ...y una pregunta descarada».

La obra, publicada en catalán y castellano por la Editorial Base y Casa América Cataluña, descubre el entramado histórico que se teje entre los callejones barceloneses y algunos rincones de Canadá, Argentina, Venezuela, Perú o las islas del Caribe.
Con la paciencia y amenidad del buen cronista, Oliva desempolva huellas casi ocultas de grandes personajes como Rubén Darío, recordado en uno de los muros del Parlament con una pequeña placa, y con otra en la casa del Tibidabo donde pasó una larga temporada a principios del siglo XX.
Oliva también habla de personajes que no estuvieron en Barcelona, pero a quienes la ciudad reconoce como parte de su historia, como Simón Bolívar, en cuyo honor se erige una estatua en la Barceloneta y otra en la calle de la Foixarda de Montjuïc.
Muchos de los lugares sobre los que Oliva habla son ampliamente conocidos, y algunos incluso son considerados símbolos de la ciudad, como la estatua de Colón, La Pedrera, el Palau Güell o el Palau de la Virreina, «pero la historia que se esconde detrás de ellos y que les liga con el continente americano es mucho menos conocida», ha explicado a Efe el autor.
La «pregunta descarada» que lanza hacia el final del texto («¿Alguno de ustedes sabe escribir?») es una reflexión sobre el ‘boom' latinoamericano, que tuvo como cuna a la capital catalana. El título recrea la pregunta hecha por el dueño de un restaurante a Carlos Fuentes, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, José Donoso y Gabriel García Márquez durante una cena en la época en la que todos vivían en Barcelona.
La idea de descubrir los relatos que guardan las paredes de la ciudad surgió a raíz de los paseos que el escritor realizaba con su hijo recién nacido, con quien se dejó llevar por lugares poco frecuentes en el recorrido cotidiano de un barcelonés.
Así, conduciendo un carrito de bebé, llegó «a las faldas de Roquetes, a las plazas de La Mina, a las cuestas de Sant Genís, a las casas encaladas de la Mercè de Les Corts, a las mansiones de Horta o a las casas baratas del Turó de La Peira», como escribe en la presentación de su libro.
De la «degustación» visual de esos rincones, y de la amplia información documental escrita sobre la capital catalana ha surgido una obra que presenta a la Ciudad Condal como «el punto neurálgico donde basculaba esa relación entre la Península y América», según ha dicho el propio autor.
Sus páginas, asegura, no fueron escritas con la intención de «ser exactos y rigurosos». Su intención, en cambio, fue «comprobar que Barcelona no ha sido una ciudad volcada solamente hacia el Mediterráneo y Europa, sino también hacia América, a la que debe posiblemente buena parte del esplendor con que hoy se muestra a los ciudadanos y a los visitantes».
Héctor Oliva es periodista, viajero y doctor en Derecho Político por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Su trayectoria profesional incluye el ejercicio del periodismo en Nicaragua o República Dominicana, y varias temporadas como profesor universitario en Perú, entre otras funciones comunicativas desarrolladas en numerosos países.
Su primer libro, «Pasajes a América» (2007, RBA), le valió el premio Eurostars Hotels de literatura de viajes.