Historia

«El Sangriento» cumple 500 años

En 1509 el Rey Fernando V envía a Italia 5.000 hombres para defender los estados de Nápoles y auxiliar al Papa contra los franceses. Ninguno de aquellos soldados imaginaría que quinientos años después, su regimiento, actualmente el de Infantería Ligera Soria nº 9, tras muchos cambios de nombre, seguiría existiendo bajo el apelativo de «El Sangriento». Esto lo convierte en el más antiguo de Europa. Este año cumple medio milenio de pelea en todas las batallas imaginables. El martes, Su Majestad el Rey presidirá en Fuerteventura la celebración de la efeméride. Ya el viernes pasado, el Consejo de Ministros otorgó al regimiento la Medalla de Ejército. Cuatro años después de aquella primera misión, el regimiento adquiere su primer nombre, el «Tercio de Nápoles», con 3.000 hombres. De esa denominación a la actual, que ya tuvo durante casi un siglo a partir de 1715, cambia veintitrés veces de nombre, pero manteniendo la continuidad de su idiosincrasia. Y entre cambio y cambio de nombre, sus soldados comienzan a participar en batallas históricas. Entre 1511 y 1525 realiza la toma de la inexpugnable Bastia. Treinta años después se mete de lleno en las guerras de Flandes, participando en las batallas de San Quintín, Gremmingen y la toma de Amberes. A su historial de guerra añade pocos años después su participación en la malograda Armada Invencible. Aunque pocos lo sepan, el regimiento Soria estaba en aquella escena que plasmó Velázquez en su «Rendición de Breda». Unos años antes había participado en Flandes en la batalla de las Dunas y en el asalto a Ostende. En 1634, su heroico comportamiento y la cantidad de bajas sufridas en la batalla de Rocroi le vale el apelativo del «Tercio de sangre», que deriva en «El Sangriento», sobrenombre que mantiene hoy. En 1707, tras su periplo de guerras por toda Europa vuelve a la península, combate en Portugal y en la reconquista de Menorca. En 1711 queda su guarnición en Soria y cuatro años después adopta el nombre actual. A finales del siglo XVIII el regimiento cruza el Atlántico y participa en la toma de Pensacola y pacifica la revuelta de Tupac Amaru en Perú. Estuvo más tarde en las guerras carlistas, en la de Cuba y en las de África. Después de la Guerra Civil, su última acción la lleva a cabo en la campaña de Ifni, en 1957. En todos estos hitos, el regimiento coleccionó infinidad de condecoraciones: dos corbatas de San Fernando colectivas; dos medallas militares colectivas y siete cruces de distinción. Quinientos años después de aquella orden de Fernando V, el regimiento de Infantería Ligera está ubicado en Canarias. Entonces tenía 14.000 hombres. Hoy, quinientos.