Intelectuales políticos y artistas dicen «no» a Garoña

Más de 200 personalidades exigen el cierre de la central

Los grupos ecologistas quisieron demostrar ayer que también cuentan con el respaldo popular en su batalla contra la energía nuclear. Greenpeace y Ecologistas en Acción hicieron público un manifiesto firmado por más de 200 personalidades del mundo del arte, comunicación, la política o los sindicatos a favor del cierre de Garoña.Entre los firmantes están, por ejemplo, en el ámbito de la cultura, los directores de cine Fernando Colomo y Víctor Erice; los escritores Bernardo Atxaga y Rosa Regás, los músicos Bebe, Kiko Veneno o el grupo M-Clan. Del mundo de la política, apoyan la clausura el coordinador general de IU, Cayo Lara, Joan Herrera (ICV-Els Verds), y el portavoz de Medio Ambiente del PSOE, Hugo Morán (entre otros). Se han sumado también a la reivindicación la práctica totaliddad de las ONG medioambientales españolas, así como representantes de empresas de energía renovable, sindicatos (ni UGT ni CC OO, salvo en el País Vasco) y profesionales independientes.Los ecologistas volvieron a insistir en que «la central de Garoña es una instalación insegura y totalmente prescindible gracias a la aportación de las energías renovables». Además, manifestaron que «consideramos que el cierre de la planta no perjudicará al empleo, porque el desmantelamiento de una central es un proceso largo y generador de puestos de trabajo».Además, el documento contiene una serie de razones para cerrar Garoña. Según ambas ONG hay que «evitar el riesgo de un accidente nuclear, que tendría consecuencias desastrosas» y poner fin a la, a su juicio, «radioactividad que Garoña emite regularmente contaminando la atmósfera y el Río Ebro». Por último, reclaman al Gobierno que «ordene el cierre inmediato y definitivo de la central nuclear de Garoña». Revilla, a favor de no clausurarSegún informó el comité de empresa de Nuclenor, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se ha dirigido a través de una carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidiéndole que reflexione sobre la prórroga de la central nuclear de Garoña y trasladándole los efectos negativos sobre el empleo que esa decisión puede producir. Asimismo, Revilla le indica a Zapatero en el documento que la petición que le formula en su carta la hace «tras conocer el dictamen unánime del Consejo de Seguridad Nuclear de conceder la prórroga a la Central de Garoña y le pide que adopte la decisión más beneficiosa para los intereses generales». Por su parte, el comité ha agradecido el apoyo del presidente cántabro.