La Bolsa cede el 092% y desciende un escalón más

La Bolsa española se dejó hoy el 0,92 por ciento y perdió el nivel de los 13 900 puntos, en consonancia con el resto de plazas internacionales, que, un día más, sufrieron el temor a la recesión de Estados Unidos y la caída de los beneficios de la gran banca por la crisis «subprime». Tras intentar remontar el vuelo coincidiendo con una subida momentánea de Wall Street, el principal indicador nacional, el Ibex-35, se dejó 128,10 puntos, equivalentes al 0,92 por ciento, y cerró en 13.817,10 unidades, con lo que en lo que va de año suma pérdidas del 9 por ciento. Por su parte, el Índice General de la Bolsa de Madrid cedió el 1,14 por ciento, hasta los 1.487,45 puntos.
Pese a la caída del crudo por debajo de los 90 dólares, por el temor a una menor demanda, el resto de grandes plazas Europeas también sumaron fuertes recortes, aunque siempre inferiores a los registrados la víspera. Así, Fráncfort bajó el 1,25 por ciento, Londres el 1,37 por ciento, París el 0,48 por ciento y Milán el 0,14 por ciento.
Tras el desplome del martes, los mercados del Viejo Continente abrieron de nuevo a la baja lastrados por la caída de Wall Street, donde los principales índices bajaron más de un 2 por ciento arrastrados por los malos resultados de Citigroup y el miedo a la recesión.
Las plazas europeas se mantuvieron en rojo con la apertura a la baja de Nueva York después de que Intel y JP Morgan anunciaran resultados peores de lo esperado y aunque los datos de inflación abren la puerta a una nueva bajada de tipos.
Las ganancias de JP Morgan Chase aumentaron un 6 por ciento en 2007, pese a que el beneficio del cuarto trimestre cayó el 34 por ciento arrastrado por la crisis hipotecaria que afecta al mercado estadounidense. Además, amortizó 1.300 millones para ajustar el valor de sus activos invertidos en instrumentos financieros relacionados con las hipotecas «subprime» o de alto riesgo.
Por otra parte, el Índice de Precios de Consumo (IPC) en Estados Unidos subió un 0,3 por ciento en diciembre, lo cual llevó la inflación de 2007 a un 4,1 por ciento, la mayor en 17 años.
La Reserva Federal informó de que la producción de las fábricas, minas y plantas de servicios públicos de Estados Unidos se mantuvo sin cambios durante diciembre, frente al descenso del 0,2 por ciento esperado; en tanto que las reservas de petróleo subieron en 4,3 millones de barriles la semana pasada.
En medio de este aluvión de datos, los inversores estadounidenses intentaron dar la vuelta al mercado, lo que lograron momentáneamente y, a su vez, insufló ánimos en Europa, que finamente, al igual que su colega estadounidense, retornó a los números rojos. 
En España, todos los grandes valores cedieron terreno, con caídas del 0,87 por ciento para Telefónica, del 1,15 por ciento para Santander, del 0,54 por ciento para BBVA, del 1,58 por ciento para Repsol YPF y del 2,09 por ciento para Iberdrola.
Entre las componentes del Ibex-35, las más castigadas fueron Acciona y Gamesa, que bajaron el 5,30 y el 4,07 por ciento, respectivamente, lastradas por una sentencia del Tribunal Supremo que incrementa su tributación en concepto del Impuesto de Bienes Inmueble
Por su parte, Sacyr Vallehermos, que ganó el 4,27 por ciento, e Inditex, que repuntó el 4,22 por ciento, fueron los valores del selectivo que más avanzaron.
En el mercado continuo, donde la negociación rozó la nada despreciable cifra de 11.000 millones de euros, los valores que peor se comportaron fueron Inmobiliaria del Sur, que perdió el 9,65 por ciento, Solaria, que se dejó el 8,17 por ciento, y Urbas, que cedió el 8 por ciento.
En lado de las ganancias lo encabezaron Renta Corporación y la Seda de Barcelona, con repuntes del 9,42 y del 5,97 por ciento, respectivamente.
En el mercado secundario de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años bajó tres centésimas, hasta el 4,14 por ciento.