«Mr Speaker» se queda mudo

El presidente del Parlamento británico era consciente de los gastos de los políticos / Puede ser expulsado de la Cámara

El presidente del Parlamento británico está en el punto de mira y los diputados de todas las formaciones políticas están deseando apretar el gatillo. Michael Martin, conocido como «Mr. Speaker», se ha situado en el ojo del huracán que estos días sacude sin piedad a Westminster con las publicaciones de los gastos que sus señorías pasaron sin venir a cuento durante los últimos años al erario público.

Según se dice en los mentideros, Martin era consciente de los abusos, pero no quiso que éstos salieran a la luz, dejando así claro que le importaba más el poder que el propio sistema. Cuando finalmente el rotativo «The Daily Telegraph» soltó el bombazo, el responsable de la Cámara de los Comunes no ha sabido afrontar la situación. Su actuación, lejos de intentar apaciguar los ánimos, sembró si cabe más polémica al acusar a algunos de los afectados cuando él también había pasado facturas indebidas al bolsillo del contribuyente.

Sin «autoridad moral»

Los diputados, que ayer pidieron su dimisión en una intensa sesión parlamentaria, aseguran que ha perdido todo el «respeto» y «autoridad moral». El diputado conservador Douglas Carswell demandó la semana pasada que Michael Martin abandonase su puesto y esta propuesta ya ha sido firmada por varios miembros de la Cámara. Aunque la moción de censura aún no se ha presentado de manera oficial, el Gobierno, que hasta ahora siempre había apoyado a «Mr. Speaker», dejó ayer las puertas abiertas a una posible votación.

Si finalmente Martin es expulsado constituiría un hecho histórico. La figura de «Mr. Speaker» se creó en el siglo XIII y desde 1695 no había habido una revuelta de estas características. Consciente de que su cabeza corre serio peligro, el aún responsable del Parlamento pidió ayer disculpas y solicitó en 48 horas una reunión urgente con los líderes de los partidos. A pesar de que no goza ya de confianza, se niega a dejar el sillón que ocupa, no sin polémica, desde el año 2000. El «premier» británico, Gordon Brown, matizó ayer que su futuro de Martin «era una asunto que tendría que decidir la propia Cámara» de los Comunes.

Cameron quiere elecciones yaEl líder «tory» David Cameron pidió ayer a Gordon Brown que adelante las elecciones generales para hacer frente a la «parálisis» provocada por la publicación de los gastos parlamentarios. El «premier» no tiene que convocarlas hasta el año que viene, pero el responsable de la oposición, favorito en todas las encuestas, asegura que sólo así se podría solventar la crisis política que vive el Parlamento.