Oriente Medio se manifiesta escéptico ante el «cambio» del presidente negro

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Aunque la palabra «cambio» en la política de Estados Unidos resuena con escepticismo en Oriente Medio, algunos analistas coinciden en que con la elección de Barak Obama «habrá menos guerras» en la región. La Administración norteamericana «ha aprendido de los errores de la beligerante política del presidente (George W.) Bush en la zona y ahora quiere usar la estrategia del llamado poder blando», sostuvo Azmi Ashour, del Centro de Estudios Estratégicos Al Ahram. A su juicio, los estadounidenses «no estaban satisfechos» con sus líderes políticos y «pedían a gritos una renovación». «No era posible continuar con un presidente republicano», agregó. Para Ashour, la «guerra contra el terrorismo» y la crisis financiera en EE UU «acabaron por hundir» las pretensiones del candidato republicano, John McCain. Sin embargo, el flamante presidente deberá lidiar con los problemas que deja sin resolver la Administración Bush. El analista egipcio consideró que «no habrá grandes cambios» en la política de Washington sobre Oriente Medio, aunque «habrá un balance para intentar solucionar las cosas que salieron mal». Con ello, Azmi se refirió a la retirada de las tropas estadounidenses desplegadas en Irak y a la firma del acuerdo de seguridad que definirá la ulterior presencia militar de EE UU. «La retirada no puede hacerse de hoy para mañana. Washington tiene que utilizar el poder blando para que el Gobierno de Al Maliki sea fuerte y estable». Para Ashour la política del nuevo inquilino de la Casa Blanca podría ser «más efectiva» de cara a la resolución del conflicto palestinoisraelí.