Vinculado un miembro del «comando Vizcaya» con el atentado de Sestao

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BILBAO- El visionado de las grabaciones de las cámaras de seguridad del Juzgado de Sestao apuntan que en el atentado del pasado domingo intervinieron tres etarras, dos que vigilaban y otro que colocó la mochila cargada con el explosivo a las puertas de la sede judicial. Uno de ellos, el que colocó la bolsa, podría ser Jurdan Martitegi Lizaso, huido desde hace un año y que también habría perpetrado otros dos atentados recientes de ETA. Las cámaras de seguridad de la sede judicial, orientadas hacia la puerta del edificio, captaron las imágenes de los tres etarras que perpetraron el atentado, según informa Europa Press.

En la grabación se observa a dos individuos merodeando por la zona y, posteriormente, como otra persona, «muy alta», con un gorro y a cara descubierta, coloca la mochila. Se sospecha que esta tercera persona podría ser Jurdan Martitegi, autor, junto a Arkaitz Goikoetxea, del atentado perpetrado el pasado 11 de noviembre en el Juzgado de Guecho y también del atentado del pasado mes de agosto contra el cuartel de la Guardia Civil de Durango. LA RAZÓN ya informó en su edición de ayer de que las Fuerzas de Seguridad trabajaban con la hipótesis de que el «comando Vizcaya» no hubiese abandonado el país y fuera el responsable del atentado.

Los análisis de los restos de la explosión, que se produjo minutos antes de la una de la madrugada, confirman que la mochila bomba que ETA colocó frente al Juzgado de Paz de Sestao contenía cinco kilos de cloratita potenciados con otra sustancia todavía sin determinar.

Pese a la magnitud de la explosión, que destrozó las grandes puertas de madera de la entrada del edificio y dejó un socavón de dos metros de profundidad, no hubo que lamentar daños personales, aunque los materiales fueron cuantiosos, no sólo en el propio juzgado, sino también en los edificios cercanos. El alcalde de Sestao, el socialista José Luis Marcos Merino, señaló que aun no se ha determinado el número de personas afectadas por la explosión.