Zapatero advierte a ETA que «jamás» conseguirá nada con la violencia

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

 Un mensaje de solidaridad y apoyo a los familiares de Raul Centeno Payón, el agente asesinado hoy por ETA en el sur de Francia, y a los de Fernando Trapero Blázquez, su compañero herido de gravedad; un llamamiento a la unidad de todos los partidos políticos, y la garantía a los españoles de que los terroristas «jamás» conseguirán nada con su actividad violenta y que, por contra, serán detenidos y puestos a disposición judicial. Estos son los tres ejes fundamentales de la declaración institucional que el presidente del Gobierno leyó hoy en el Palacio de la Moncloa, en respuesta a la última acción mortal de la banda terrorista. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue el encargado de poner nombre a la última víctima mortal de la banda terrorista ETA, Raul Centeno, el agente de la Guardia Civil asesinado esta mañana durante un tiroteo en la localidad francesa de Capbretón. Su compañero, Fernando Trapero fue herido de gravedad en la misma acción terrorista y permanece ingresado en un centro hospitalario de Bayona.
Visiblemente serio, acompañado por el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y por sus más próximos colaboradores, el jefe del Ejecutivo quiso comenzar su mensaje a los españoles expresando su «dolor y condena más radical» por el «acto criminal» contra dos agentes, recordó, que trabajaban en «tareas de detección y persecución» de presuntos terroristas. Asimismo, Zapatero quiso enviar un «sentimiento de cariño y cercanía» a los familiares de Raul Centeno en un momento que calificó de «profundo dolor».
«El Gobierno acompaña, asimismo, en este momento a toda la Guardia Civil. Una vez más, ha sido golpeada por el terrorismo cuando cumplía su compromiso y su gran misión de defender las libertades de todos los ciudadanos de España; una vez más, ha ofrecido el mayor de los sacrificios, la vida de uno de sus miembros, en defensa de la seguridad de los españoles», señaló.

«Inevitable derrota»
El presidente, que había suspendido su presencia en un acto del PSOE en commemoración con el vigésimoquinto aniversario de la víctoria de Felipe González, y que había conversado telefonicamente con el líder del PP, Mariano Rajoy, subrayó que de nuevo la Guardia Civil ha sido «golpeada» por ETA cuando cumplía con su «compromiso y gran misión» de «defender la libertad de todos los españoles». «Dos jóvenes, muy jóvenes, se han entregado por todos nosotros y en nuestra memoria permanecerá para siempre el reconocimiento y el dolor», dijo.
«Cuarenta años de negra historia terrorista no les han bastado para llegar a calibrar la inmensa fortaleza de la sociedad española. Centenares de muertos y víctimas no les han llevado a comprender que jamás conseguirán nada que pretendan con la violencia. Tantos atentados no les han mostrado todavía que sólo llevan con ellos la muerte y el dolor para sus víctimas, y la inevitable derrota de quienes los cometen», manifestó.
El presidente, que mencionó la cooperación de las autoridades francesas en la lucha contra la banda, reclamó que la sociedad española permanezca «unida» para mostrar su «repulsa más radical» frente a quienes «tratan de acobardar» al conjunto de los ciudadanos. «Más que nunca, -enfatizó- hoy tienen que saber los terroristas que todos estamos unidos contra ellos, todos firmemente comprometidos a defender los valores y las instituciones que nos hacen ser libres. Tienen que saber que defenderemos con toda determinación nuestra libertad frente a la muerte, el totalitarismo, la amenaza, la extorsión y la coacción». «Tienen que saber que jamás conseguirán nada que pretendan con la violencia, tantos atentados sólo llevan el dolor de sus víctimas y la inevitable derrota de quienes los cometen», apostilló.

Pésame a la madre
Asimismo, el jefe del Ejecutivo, que conversó telefonicamente con la madre del agente asesinado para transmitirle su pésame, aseguró que los etarras deben saber que serán detenidos. «Quienes han cometido este execrable crimen serán detenidos y puestos a disposición judicial. Cumplirán rigurosamente sus penas y pagarán por el daño irreparable que han causado. Este es su inevitable destino. Lo compartirán con quienes, como se demuestra cada día, son detenidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, puestos a disposición judicial y, finalmente, condenados a prisión», indicó.
«El Gobierno seguirá persiguiendo a los terroristas y a quienes les prestan su apoyo con todos los instrumentos del Estado de Derecho. Caerán como han caído y caen los que, a lo largo de la historia asesina de ETA, les han precedido en sus horrores», remachó, antes de expresar su «respaldo, total solidaridad, afecto y agradecimiento» a las las Fuerzas de Seguridad del Estado «de manera muy singular hoy a la Guardia Civil, que una vez más presta un enorme sacrificio a la tarea de erradicar la lacra del terrorismo en nuestro país».