Turquía amenaza la cumbre en Londres de la OTAN

Erdogan condiciona la ayuda militar a los países bálticos y Polonia a que la Alianza considere grupo terrorista a una milicia kurda

Turquía ha rechazado apoyar el plan de la OTAN para la defensa de los miembros bálticos y Polonia hasta que la alianza no ofrezca a Ankara más apoyo político en su lucha contra la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) en el norte de Sira. Desde el Gobierno turco se le ha trasladado a su representante que no firme ningún acuerdo, exigiendo al mismo tiempo que se reconozca al YPG como terroristas. Por el momento, la delegación turca enviada no ha querido realizar ninguna declaración al respecto.

La OTAN buscará la aprobación formal de los 29 Estados miembro para llevar a cabo el plan militar de defensa de Polonia, Lituania, Letonia y Estonia en caso de un ataque ruso. “Ellos [por los turcos] están tomando como rehenes a los países europeos del Este, bloqueando la aprobación de este plan militar hasta que obtengan sus concesiones”, comentó una fuente diplomática a Reuters. Una segunda fuente destacó que Turquía ha mostrado un comportamiento disruptivo al tiempo que la organización trata de mostrarse unida después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se mostrara escéptico sobre la alianza militar.

Preguntada por este tema, una portavoz de la OTAN ha explicado que "tenemos planes para defender a todos los aliados". "El compromiso de la organización con la seguridad de todos los aliados es inquebrantable”, comentó Oana Lungescu a los medios.

Turquía inició su ofensiva en el norte de Sira después de que Estados Unidos retirase 1.000 soldados de la zona el mes pasado. El conflicto supone un distanciamiento entre Ankara y Washington tras la ofensiva turca en el norte de Siria contra los kurdos. Los aliados de Ankara en la OTAN temen que la incursión socave la batalla contra los militantes del Estado Islámico (EI).

Defensa aérea

La actualidad turca no sólo se ha centrado en rechazar la firma de algún acuerdo. La polémica por la posible integración de los sistemas de misiles rusos S-400 en los sistemas de seguridad o defensa aérea de la OTAN ha sido otro de los puntos del día

El Gobierno turco ha provocado la indignación tanto de Estados Unidos como de otros aliados de la Alianza, después de adquirir los sistemas de misiles de defensa aérea rusos. Los miembros occidentales de la organización han dicho que estos son incompatibles con los sistemas de defensa aérea de la OTAN. A primera hora de hoy, el jefe del exportador estatal ruso de armas, Rosoboronexport, dijo que "Rusia esperaba sellar un acuerdo para suministrar a Turquía más sistemas de misiles S-400 en la primera mitad del próximo año”.

Washington advierte sobre posibles sanciones que, por el momento, no ha impuesto. Un alto funcionario del Departamento de Estado señaló la semana pasada que Turquía necesitaba deshacerse de los S-400 que ya había comprado. Cabe destacar que Washington suspendió la ayuda otorgada para que Ankara continuara desarrollando su nuevo avión de combate, un caza F-35.