¿Cuántas personas pueden morir por coronavirus en el mundo?

El grupo de expertos que asesora a Boris Johnson estima que si no se cambia la estrategia morirían 260.000 personas y hasta 1,7 millones en EE UU

¿Cuántas personas pueden morir a consecuencia del Covid-19? Obviamente nadie sabe el número de fallecidos que provocará la pandemia, pero existen proyecciones y algunos líderes políticos ya han avanzado cifras de afectados. La canciller Angela Merkel avanzó que entre el 60% y el 70% de la población alemana contraería el virus.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha advertido de que si se permite su propagación, especialmente en las regiones más vulnerables, morirán “millones de personas”. Los epidemiólogos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU pergeñaron hace una semana cuatro escenarios y según sus cálculos existe la posibilidad de que en Estados Unidos mueran entre 200.000 y 1,7 millones durante el tiempo que dure la pandemia del Covid-19 y suponiendo que se llevan a cabo unos esfuerzos mínimos para contenerla. Trump ha dicho estos días que el país puede registrar 100.000 muertos, y ha añadido que aunque se trata de una cifra “horrible”, supondría un “trabajo bien hecho”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que la tasa de mortalidad del Covid-19 será aproximadamente del 3,4%, pero esa estimación se ha hecho sobre los casos conocidos, sin contar aquellas personas que no presentan apenas síntomas y sí tienen el virus o los que no han sido diagnosticados, dos condicionantes que podría reducir esa cifra considerablemente.

Los científicos involucrados en el análisis del virus han considerado que la tasa de mortalidad sería del 1%, si bien en la mayoría de los países donde se extendido el virus desde hace semanas el índice ha demostrado ser superior. Sin embargo, hay algún caso donde el porcentaje es incluso menor. El New York Times cita la experiencia de Corea del Sur, donde la mortalidad está siendo del 0,8% gracias a la rapidez en la respuesta, al uso de la tecnología para su seguimiento, pero también a la cultura de cooperación colectiva de la población.

En Reino Unido, expertos de la universidad Imperial College, que están asesoran al Gobierno de Boris Johnson durante esta crisis, creen que la estrategia del Ejecutivo británico de crear una “inmunidad de grupo” causaría 260.000 muertes y el colapso del sistema sanitario del país. Debido a las críticas dirigidas contra el Gobierno por este planteamiento y al crecimiento de contagios, las autoridades cambiaron de estrategia y pusieron en marcha medidas de distanciamiento social contra la propagació para limitar el número de muertes a “20.000 o menos”, según matizó el asesor científico gubernamental, Patrick Wallance.

“Podríamos estar viviendo en un mundo muy diferente del que conocemos durante un año o más”, le dijo al diario Financial Times Neil Ferguson, jefe del programa de modelos matemáticos del Imperial College de Londres. Tras divulgar este modelo desde el Imperial College, Johnson, comenzó a hablar de “supresión”, de romper la cadena de contagio imponiendo la distancia social de la gente en vez de “mitigación”.

En Estados Unidos, con una población de 330 millones de habitantes, las cifras se disparan. El investigador de salud pública de la Universidad de Nebraska, James Lawler, ha estimado unos 480.000 muertes de estadounidenses durante el Covid-19.

Según estimaciones del Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, las patologías relacionadas con el corazón produjeron 655.000 muertes en 2018; las de cáncer dejaron 599.000 fallecidos en EE UU. Los 480.000 fallecidos por coronavirus harían de esta pandemia la tercera causa de muerte en el país hasta que el virus sea derrotado, lo que podría extenderse más de un año.

Tom Frieden, que fue director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en la administración de Obama, ha publicado sus propias estimaciones, según las cuales la cifra de infectados no llegará a la mitad de la población y la tasa de mortalidad será del 1%, lo que supondrá la muerte de 1,6 millones de personas en EE UU.

En España, los médicos de las Unidades de Cuidados Intensivos han elaborado un plan de actuación en el que calculan que la cifra de fallecimientos estaría entre los 36.000 y los 87.000, en función del mejor y el peor de los escenarios, tal y como publica El Mundo. La cifra de contagios ya ha superado los 100.000 y el número de muertos se sitúa por encima de los 9.000.

A nivel internacional, los expertos consideran, no obstante, que las estimaciones dependerán de varios factores. Dos de los más importantes serían estos: ¿Cuántos estadounidenses se infectarán con el virus? ¿Y cuántos de los infectados terminarán muriendo? Siguiendo con EE UU, entre 2,4 millones y 21 millones de personas podrían requerir hospitalización, una cifra muy superior a las 925.000 camas de hospital con personal actualmente disponibles en el país.

Según un estudio chino publicado por la revista The Lancet, realizado con 191 pacientes, la enfermedad es benigna en 80,9% de los casos, “grave” en 13,8% y crítica en 4,7%.