Españoles que no aún no han sido repatriados: “A veces pienso que me voy a quedar toda la vida en Perú”

Pedro, de 55 años, lleva dos meses atrapado en Lima, a donde fue como turista, pero no puede regresar a Madrid y teme perder su trabajo de taxista

“Anímicamente hay días que te encuentras un poco mejor y otros días que te vienes abajo y piensas que no vas a salir de aquí nunca”. El que habla es Pedro Rico Mayans, 55 años, taxista madrileño, uno de los cientos de españoles que según sus cálculos siguen atrapados en Perú dos meses después de que el gobierno de este país declarara el confinamiento y el cierre del espacio aéreo.

Pedro había elegido un destino de Latinoamérica para disfrutar de sus vacaciones, pero el brote del coronavirus dio al traste con su experiencia hasta convertirla en algo parecido a una pesadilla que amaga con dejarle sin su puesto de trabajo en Madrid. No sabe aún por qué él no estuvo entre los elegidos para ser repatriado en alguno de los seis vuelos fletados por el Ministerio de Asuntos Exteriores con destino Lima, en los que han regresado al menos 1.650 españoles, junto a otros europeos y peruanos residentes en España.

Pedro no ha tenido suerte. Para las autoridades españolas puede que su caso no sea considerado de emergencia. Lo cierto es que no es sólo él sino que decenas de españoles en Perú y en otros países latinoamericanos siguen esperando un avión que no termina de aterrizar, sobre todo porque el tráfico aéreo sigue cerrado y Exteriores ya ha anunciado que no hay previsto más vuelos de repatriación.

“Ya hemos pasado la fase más aguda de la repatriación”, aseguran fuentes de Exteriores a LA RAZÓN. “Todas o casi todas las personas que se encontraban en situación de emergencia o de especial vulnerabilidad (turistas y viajeros que no tenían arraigo en el país) han regresado ya a España”, añaden. Algunas de estas operaciones fueron “extremadamente complejas y conllevaron el traslado de ciudadanos dispersos por todo el país a la capital, Lima; traslados que se hicieron en autobuses provistas de permisos y salvoconductos para todos los viajeros”, añaden desde el ministerio.

¿Cómo y cuándo van a volver Pedro y aquellos que se encuentran en la misma situación? La embajada y el consulado españoles en Perú están en contacto con aerolíneas comerciales para que se comiencen a fletar aviones para traerlos de vuelta pero fuera del Mecanismo Europeo de Protección Civil. “Desde la embajada y el consulado se sigue trabajando para tratar de ofrecerles apoyo y ayudarles en su retorno a España”.

Pedro asegura sentirse indefenso y sin información precisa por parte de las autoridades españolas. “La situación es caótica porque nos ignoran. Vamos a la embajada y al consulado pero en ninguno nos hacen caso. Estamos ahora enfrente de la sede del consulado y la policía que ha sido enviada no nos deja ni estar en la acera, parecemos apestados”, explica a LA RAZÓN por teléfono. "El presidente del Gobierno ha dicho que nos van a repatriar a todos los españoles, pero muchos seguimos aquí, así que es una incongruencia”, protesta.

Pedro llegó a Perú el 7 de marzo, y tendría que haber regresado el 25, pero el día 16 de ese mes se vio atrapado al decretar el gobierno peruano un confinamiento que aún sigue vigente. Actualmente vive en casa de amigos en Lima mientras el reloj corre y se pregunta qué va a pasar con su puesto de trabajo como taxista en Madrid. “En el cuestionario de le embajada me preguntaron dónde me alojaba durante mi estancia en Perú. Al responder que en casa de amigos quizá decidieron que podía aguantar y por eso no me han llamado para regresar”, lamenta.

En Lima está viviendo experiencias curiosas. “La policía peruana me ha dicho que si tengo problemas de alimentación puede ir a la plaza de toros a por comida, allí es donde están metidos los indigentes y resulta que todos están contagiados con el covid, es decir, me envían a un sitio donde te vas a contagiar sí o sí”.

Problemas de salud

Otro problema añadido es su situación de hipertenso. “He tenido que interrumpir mi tratamiento, aquí la medicación es carísima, una caja de pastillas cuesta 140 soles y me gasta unos 120 euros a la semana. Así que tienes que elegir entre medicarte o comer”.

Si el presente es incierto, el futuro cercano no arroja mucha esperanza. Pedro tiene billete de regreso a España para el 6 de junio pero tiene miedo de que algo falle: “Parece que va a haber una apertura del espacio aérea coordinada para finales del mes de junio. En principio yo tengo un vuelo para el 6 pero creo que se va a suspender, porque para empezar el aeropuerto Jorge Chávez desde que debería despegar está cerrado”.

El Ministerio de Exteriores junto con la Unión Europea han asistido a más de 26.000 españoles desde el inicio de la pandemia, y se han fletado medio centenar de vuelos de repatriación. En total 8.500 españoles habrán sido repatriados directamente con la colaboración de la red de embajadas.

Latinoamérica ha sido la región del mundo con más españoles atrapados desde que comenzó la pandemia. Hasta 32 vuelos de repatriación han sido enviados por las autoridades españolas.