Coronavirus

El drama de la subrogada en Ucrania: un centenar de bebés atrapados por el coronavirus

La defensora del Pueblo denunció que esta industria “masiva y sistémica” podría tener problemas si se alarga el bloqueo

La imagen de la sala llena de bebés en sus cunas desvela el drama de la subrogada en Ucrania
La imagen de la sala llena de bebés en sus cunas desvela el drama de la subrogada en UcraniaBioTexComBioTexCom

Más de 50 recién nacidos han quedado “atrapados” en el hotel Venice, en Kiev, después de que el coronavirus obligara al cierre de fronteras y dejara a las familias adoptivas sin posibilidad de ir a recogerlos. Las autoridades ucranianas no dejan entrar a ningún extranjero en el país desde el pasado mes de marzo y las medidas estarán vigentes, al menos, hasta el 22 de mayo. Por lo que los futuros padres de estos bebés sólo han podido verlos a través de fotografías y de alguna vídeollamada.

El hotel Venice es propiedad de la clínoca BioTexCom y normalmente es utilizado por los adoptantes cuando van a Kiev a recoger a sus hijos. Fue la propia compañía la que publicó las imágenes de los bebés acostados en cunas colocadas en finas para concienciar a la sociedad.

Uno de los futuros padres afectados es el español Rafa Aires, uno de los 16 padres que sí ha logrado entrar en el país. Aires ingresó en Ucrania antes de que se impusiera el cierre de fronteras, pero lo hizo solo porque su mujer no pudo hacerlo por motivos laborales. A pesar de que ya han pasado más de dos meses, Aires no ha logrado terminar el papeleo pero tampoco podría abandonar el país porque no hay vuelos disponibles.

“Todos los días hablo con mi mujer a través de videollamadas de una hora o una hora y media para que vea al bebé”, dijo. “Las enfermeras y el personal médico del hotel son maravillosos. Me hacen la vida más fácil”, indicó a “The Independent”.

Lyudmyla Denisova, defensora del Pueblo, alertó de que el problema puede empeorar si la frontera permanece cerrada por mucho más tiempo. “Alrededor de 100 niños están esperando a sus padres en diferentes centros de medicina reproductiva. Y si se extiende la cuarentena, entonces no se tratará de cientos, sino de miles”, dijo.

Denisova indicó que las imágenes del hotel en Kiev demostraron que Ucrania tiene una industria sobrogada “masiva y sistémica”. Sugirió investigar la ley y posiblemente cambiarla para que solo los padres ucranianos puedan usar estos servicios.

Hay alrededor de 50 clínicas en el país que brindan estos servicios a los padres de países como Reino Unido, Estados Unidos y China.

En BioTexCom, las madres subrogadas generalmente reciben entre 15.000 y 17.000 dólares (entre 13.800 y 15.700 euros) por su papel.