El recuento de las elecciones presidenciales norteamericanas podría tardar semanas, según un diario

“The Washigton Post” señala el incremento del voto por correo como la causa principal

“The Washington Post” ha hecho una curiosa recomendación a sus lectores: que no esperen los resultados electorales en la noche del 3 de noviembre y que hagan otros planes. Según el diario, durante las primarias demócratas de este año se necesitaron días, y a veces semanas, para que se contaran los votos. Y recuerda que ya antes de la pandemia, el recuento de los votos por correo era muy lento en estados como California. Y con la expansión del coronavirus muchos estados se vieron obligados a usar el voto por correo, ralentizando aún más el sistema .

Esta situación, más voto a distancia y poco tiempo para preparativos, podría dar lugar, advierte el diario, a un recuento especialmente lento en noviembre.

Para argumentar su afirmación “The Washington Post” muestra en gráficos cuánto tiempo se tardó en contar los votos en las primarias presidenciales en cada estado, señalando que el problema comenzó a partir del 17 de marzo debido a la pandemia, Hubo primarias en 23 estados que tardaron una media de cuatro días en dar resultados completos.

Y asegura que la tardanza no tuvo mucha relevancia mediática porque eran estados con poco impacto en las primarias presidenciales demócratas. Joe Biden ya había tomado una ventaja dominante en la carrera del 3 de marzo y se convirtió en el presunto nominado demócrata después de que su último retador, Bernie Sanders, se retirara a principios de abril.

Señala el diario que sí se vieron afectadas las contiendas electorales de alto perfil. En las primarias del Senado Demócrata del 23 de junio para desafiar a Mitch McConnell, Se recomendó a los condados que no publicaran los resultados hasta el 30 de junio. Algunos condados publicaron resultados parciales de todos modos, dejando a los dos candidatos principales empatados después del cierre de las urnas. Una semana después, una gran cantidad de votos reveló que Amy McGrath era la ganadora.

La buena noticia, dice, es que los estados han tenido mucho más tiempo para planificar las elecciones generales que el que tuvieron para las primarias, cuando la pandemia emergente obligó a tomar decisiones rápidamente.