Agrede, viola repetidamente y asfixia hasta la muerte a su nieta de tres años

La menor fue trasladada al hospital sin signos vitales y con el cuerpo lleno de magulladoras

Michelle Aylin, de tres años, no tenía signos vitales y tenía moratones en los tobillos, en la rodilla y en el pómulo cuando fue trasladada al Hospital Tepic, en la localidad mexicana de Nayarit. Cuando los profesionales sanitarios la examinaron y comprobaron que no respiraba, su corazón no latía. Estaba muerta. Pero el drama no acababa ahí porque en el examen posterior confirmaron que había sido ultrajada, violada en varias ocasiones, maltratada y asfixiada hasta la muerte.

La madre de Michelle trabajaba como cajera en un supermercado y no podía atender a su hija, que había dejado al cuidado del abuelo de la menor, Mauricio "N", desde el martes de la semana pasada. Según publican los medios mexicanos, 24 horas antes de su muerte fue a recogerla.

La madre de Michelle mantenía una relación sentimental con César Raúl, un hombre de 31 años, al que conoció hace cuatro meses a través de Facebook. Fue precisamente César Raúl el que llevó a la niña al hospital, donde no pudieron hacer nada por su vida. Al comprobar que el cuerpo presentaba signos de violencia, César Raúl fue detenido.

Pero con el paso de las horas se fueron conociendo más datos. La menor, además de los golpes visibles, había sido violada repetidamente y murió por asfixia. Los investigadores acudieron a casa del abuelo materno, Mauricio "N", y encontraron numeroso material pedófilo, de escenas de sexo simuladas o reales de menores de edad destinadas a su consumo propio y no a su comercialización.

Por ello, procedieron a investigar el pasado de Mauricio y comprobaron que tenía antecedentes por abusos sexuales que se remontaban al año 2014, por lo que fue inmediatamente detenido y puesto a disposición judicial.

El fiscal Petronilo Díaz Ponce-Medrano dijo en rueda de prensa que “las señales o síntomas del abuso sexual eran fácilmente perceptibles por quienes tenían la custodia o el cuidado" de Michelle. El abuelo de la niña la había estado cuidando durante una semana hasta su muerte a las 2 de la tarde del pasado 27 de septiembre. Además, los investigadores pudieron comprobar como el abuelo de la menor almacenaba pornografía infantil explícita sin fines de comercialización, por lo que las autoridades sospechan que es el responsable de los abusos y muerte de la menor. El detenido quedó a disposición del Juez de Control de Primera Instancia.

Este brutal asesinato ha reabierto el debate en México sobre la necesidad de castigar a los delincuentes sexuales con la castración química. El gobernador Antonio Echevarría dijo en las redes sociales que su brutal violación y asesinato "nos duele y horroriza a todos. “La pérdida de vidas duele, en cualquier caso, pero es profunda cuando se trata de niñas o niños”.