Los fallos de seguridad que permitieron el asalto al Capitolio

A pesar de las evidentes señales de alerta, la policía del Capitolio actuó prácticamente sola sin ayuda de otras agencias de seguridad

Agentes tratan de defender el Capitolio
Agentes tratan de defender el CapitolioJulio CortezAP

El caos dentro del Capitolio de los Estados Unidos se produjo el miércoles después de que la fuerza policial que protege el complejo legislativo fuera invadida por una multitud de partidarios de Trump en lo que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley denominaron un fracaso catastrófico. El asedio del Capitolio, sede tanto del Senado de los Estados Unidos como de la Cámara de Representantes, representa uno de los fallos de seguridad más graves en la historia reciente de los Estados Unidos, aseguraron funcionarios policiales actuales y anteriores, convirtiendo uno de los símbolos más reconocibles del poder estadounidense en un lugar de violencia política.

Si bien eventos como una toma de posesión presidencial involucran planes de seguridad detallados por parte de numerosas agencias de seguridad, se destinó mucha menos planificación a proteger la sesión conjunta del Congreso que se convocó el miércoles para ratificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, según los funcionarios. Ese fallo se produjo a pesar de las evidentes señales de advertencia de violencia potencial por parte de los partidarios de la línea dura del presidente Donald Trump, que están alentados por las afirmaciones infundadas de Trump de una elección robada y esperan bloquear la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

Y la seguridad inicialmente fue manejada casi completamente solo por la Policía del Capitolio de los Estados Unidos, una fuerza de 2,000 miembros bajo el control del Congreso. Por razones que no están claras aún, otras ramas del vasto aparato de seguridad del gobierno federal de Estados Unidos no llegaron a actuar durante horas mientras los alborotadores asediaban la sede del Congreso. El Capitolio está a pocos pasos de donde Trump en un discurso criticó las elecciones, calificando la votación como un “asalto atroz a nuestra democracia” e instando a sus partidarios a “caminar hasta el Capitolio” en una “Marcha por Salvar América”.

Semanas de amenazas

El recuento de los votos electorales de la elección presidencial por parte del Congreso, normalmente una formalidad, fue precedido por semanas de amenazas en las redes sociales de que las protestas planificadas a favor de Trump podrían convertirse en violencia. A pesar de esos rumores de peligro, la policía del Capitolio no solicitó ayuda anticipada para asegurar el edificio a otras agencias federales como el Departamento de Seguridad Nacional, según un alto funcionario. Y los refuerzos de la Guardia Nacional, solicitados por el alcalde de la ciudad, no se movilizaron hasta más de una hora después de que los manifestantes hubieran roto por primera vez las barricadas. En marcado contraste, esas agencias fueron desplegadas agresivamente por la administración Trump durante las protestas por brutalidad policial del verano pasado en Washington y en otras partes de los Estados Unidos.

La Policía del Capitolio no quiso hacer comentarios. Los oficiales de la fuerza están entrenados para mantener a los manifestantes alejados de los escalones de mármol al aire libre del Capitolio, para proteger el complejo como si fuera una ciudadela. Pero hay tantas ventanas y puertas en el complejo del siglo XIX que es difícil defenderlas todas, dijo Terrance Gainer, quien fue jefe de la Policía del Capitolio y después Sargento de Armas del Senado de Estados Unidos, su principal oficial de policía. “Una vez que perdieron los escalones, perdieron las puertas y ventanas”, dijo Gainer.

Hordas de alborotadores llegaron al corazón del gobierno estadounidense y deambularon libremente por los históricos pasillos, se balancearon desde un balcón, rebuscaron en las oficinas de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, e incluso se sentaron en la silla reservada para el presidente del Senado. Uno de los manifestantes fue fotografiado por Reuters con una gran bandera confederada mientras caminaba hacia el interior del Capitolio, recordando la insurrección fallida de 1861-1865 contra la república estadounidense por parte de los estados del sur en un esfuerzo por perpetuar la esclavitud.

“Realmente no pensé que se pudiera violar el Capitolio “, dijo Gainer, exjefe de la Policía del Capitolio. “Tengo una gran confianza en los hombres y mujeres que protegen al Congreso, pero será necesario que haya una investigación completa. Tendremos que profundizar en lo que salió mal”.

Los legisladores dentro del edificio culparon a la falta de preparación. “Creo que la policía hizo un buen trabajo dadas las circunstancias, pero claramente no hubo suficiente planificación”, dijo el representante Vicente González, un demócrata de Texas. La protesta planificada durante mucho tiempo, dijo González, requería una “abrumadora demostración de fuerza” por parte de la policía.

Algunos miembros demócratas del Congreso, preocupados por las perspectivas de violencia, intentaron durante más de una semana presionar a las agencias para obtener información sobre lo que sabían sobre amenazas o contramedidas, según una fuente del Congreso. Pero no parece que nadie estuviera recopilando información seria sobre posibles disturbios o planeando contrarrestarlos, dijo esta fuente. Por lo general, las agencias de aplicación de la ley en la capital estadounidense pasan semanas o meses planificando grandes protestas, dijo un exfuncionario del Departamento de Justicia. Los funcionarios de docenas de agencias, incluida la policía local, la Policía del Capitolio, el Servicio Secreto y la Policía de Parques federal, normalmente se reúnen en Washington en la Oficina Federal de Investigaciones, la principal agencia nacional de aplicación de la ley, para coordinar su respuesta. Pero no está claro cuánto de esa planificación ocurrió para el evento del miércoles.

Un alto funcionario de las fuerzas del orden público federal familiarizado con el plan para proteger otras sedes federales el miércoles, incluidos los terrenos donde habló Trump, dijo que estaba sorprendido de que la Policía del Capitolio no estuviera mejor preparada. “Parecía que los policías de Keystone estaban ahí afuera”, dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato. “Nunca debería haber sucedido. Todos sabíamos de antemano que estas personas iban a llegar, y la primera orden es la presencia“. “La policía del Capitolio es esencialmente una fuerza de guardia, por lo que es difícil entender por qué no estaban mejor preparados”. Los desafíos de asegurar el Capitolio se han discutido en audiencias e informes durante años. En 2013, Gainer dijo que propuso una cerca, que se llamaría Capitol Gateway, para detener un asalto masivo. Nunca se construyó. “La idea fue rotundamente rechazada”, dijo, porque los miembros del Congreso querían proteger el acceso del público y no querían que el complejo pareciera una fortaleza.

Las declaraciones de Trump

Trump prometió en Twitter un evento “salvaje” destinado a revertir su derrota en las elecciones de noviembre pasado, y pareció alentar a sus partidarios a actuar. “Nuestro país ha tenido suficiente y no lo soportaremos más”, dijo Trump en el miércoles. “Tenéis que mostrar fuerza y teníes que ser fuertes”. La Casa Blanca no quiso comentar el papel de Trump en inspirar las violentas protestas o sobre el colapso de la seguridad en el Capitolio. Cuando Trump regresó a la Casa Blanca, la multitud se dirigió al edificio del Capitolio. Después de que se rompiera rápidamente el perímetro de seguridad, los oficiales de policía del Capitolio parecían estar solos en la lucha contra los extremistas en los escalones del edificio, según relatos de testigos y videos de la escena. No pudieron asegurar todas las puertas y ventanas del extenso complejo. Los manifestantes entraron al edificio, que alberga las dos cámaras del Congreso. Las imágenes muestran a la Policía del Capitolio abrumada por un número muy superior de intrusos a medida que la turba se multiplicaba.

Dos funcionarios estadounidenses aseguraron que la ciudad de Washington esperaba evitar una respuesta militarizada en los días previos a la protesta. Les preocupaba que se repitieran las escenas de la dura respuesta federal a las protestas contra el racismo que tuvieron lugar frente a la Casa Blanca en junio. Ahora no entienden por qué tardó tanto tiempo en llegar la policía de la ciudad al Capitolio. La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, solicitó tropas de la Guardia Nacional alrededor de las 2 p.m. Eso fue aproximadamente 45 minutos después de que los alborotadores rompieran la primera barricada. El secretario interino de Defensa, Chris Miller, activó la Guardia Nacional de Washington DC alrededor de las 2:30, dijo el funcionario. Para entonces, el Capitolio estaba cerrado. En la rotonda, la icónica sala circular bajo la cúpula del Capitolio, se distribuían máscaras de gas lacrimógeno. La policía evacuó al vicepresidente Mike Pence, quien estaba allí para presidir el recuento formal de los votos del Colegio Electoral para las elecciones que él y Trump perdieron, y a miembros de la Cámara de Representantes y el Senado. La policía usó gas pimienta y gas lacrimógeno contra los manifestantes. Intentaron bloquear las puertas con muebles, pero rápidamente perdieron la batalla.

Una mujer fue asesinada a tiros por la policía del Capitolio dentro del edificio, sin que se sepa aún qué llevó a los oficiales a disparar contra la mujer.

Si bien la invasión del Capitolio no tiene precedentes, hubo amplias señales de advertencia en los días previos a las protestas. Muchos partidarios de Trump que viajaron a la capital compartieron planes y se organizaron en sitios web de redes sociales como Parler, un servicio similar a Twitter que ha atraído a grupos extremistas de derecha. Algunos incluso discutieron formas de infiltrar armas ilegalmente en Washington. En una publicación en la aplicación de redes sociales Parler, el líder del grupo de extrema derecha Proud Boys, Enrique Tarrio, prometió la asistencia del grupo al mitin del miércoles. Tarrio fue arrestado el lunes en Washington por destrucción de propiedad durante una protesta el mes pasado y posesión de una revista de armas de fuego. Se declaró inocente, pero se le ordenó abandonar la ciudad el martes.

Joe Biggs, un organizador de Proud Boys, dijo que más de 65 miembros de su grupo asistieron a las protestas pero que no sabía si alguno de ellos entró al edificio del Capitolio. En Twitter, a partir del 1 de enero, hubo 1,480 publicaciones de cuentas relacionadas con el movimiento de la teoría de la conspiración QAnon que hicieron referencia al mitin de Trump el 6 de enero y contenían referencias a la violencia, dijo un ex funcionario de inteligencia que monitorea a los extremistas en las redes sociales. En una publicación popular en la aplicación de video TikTok, un hombre dijo que traer armas a Washington es la “razón principal por la que vamos”.

Neil Trugman, un ex oficial de inteligencia de la Policía del Capitolio considera que la fuerza generalmente se prepara para grupos mucho más pequeños bajo reglas diseñadas para permitir la máxima expresión de los derechos de libertad de expresión. “Todos estamos siendo testigos de algo que nunca imaginamos”, dijo Trugman, quien recientemente se retiró como jefe de policía de Amtrak, la compañía de trenes de pasajeros de Estados Unidos. “No estoy seguro de que ningún jefe de policía pudiera haber manejado esto de manera diferente”. Culpó a Trump por incitar a los disturbios: “Esto ya no es solo una protesta. Cruzaron la línea. Esto es terrorismo “. Reuters