“El coronavirus me hizo matar a mi mujer”: la polémica sentencia del primer asesinato durante el confinamiento

Una corte de Gales declara “no culpable” de asesinato al hombre que estranguló con un cordón a su esposa a los cinco días del primer cierre por la covid-19

Anthony Williams fue declarado "no culpable" de matar a su eposa
Anthony Williams fue declarado "no culpable" de matar a su eposaGWENT POLICELa Razón

Asesinó a su esposa a los cinco días del primer confinamiento en Reino Unido. Hoy ha presentando su polémico alegato ante un jurado. Su justificación ante el último crimen machista que azota a la sociedad británica es que la pandemia de coronavirus lo hizo “estallar”.

El diario “The Daily Mail” ha informado hoy sobre este cruel asesinato. Anthony Williams, de 70 años, estranguló a su esposa Ruth, de 67, con el cordón de su bata. Ambos vivían en Cwmbran, al sur de Gales. El horrible crimen tuvo lugar el 28 de marzo de 2020, es decir, cinco días después del inicio del primer confinamiento. Según informa la BBC, llevaban 46 años juntos.

La corte galesa escuchó como Williams, un trabajador de fábrica que se había jubilado, entró en una depresión después de dejar de trabajar. Según él y sus abogados, la pandemia hizo que su estado mental se deteriorara aún más. “Simplemente se volvió loco” y estranguló a Ruth en su domicilio.

Ruth Williams, de 67 años, fue asesinada por su esposo en su hogar al sur de Gales FOTO: Ruth Williams' family ) La Razón

Su defensa añadió que Williams no había dormido adecuadamente durante varias noches debido a las preocupaciones sobre el coronavirus, el dinero y su salud.

“The Daily Mail” detalla que Williams admitió el crimen, sin embargo, reconoció que fue un homicidio involuntario por disminución de la responsabilidad. En su opinión, atacó a su esposa después de que ella le aconsejara “superar” sus preocupaciones sobre la covid-19 y las finanzas domésticas.

Los miedos a la pandemia y sus temores a esta situación tan imprevisible le hicieron derrumbarse.

Según añade la BBC, el jurado de Swansea también escuchó la llamada al 999 del propio Williams. En la conversación se escuchaba al jubilado galés decir: “Está muerta, la maté, tuvimos una discusión y la estrangulé. Tienen que venir de inmediato”.

A pesar de los intentos por reanimarla, ya en el hospital, declararon su fallecimiento.

El tribunal galés escuchó también la conversación grabada con la Policía. Williams le dijo a los agentes: “No fue un asesinato y no quise asesinarla. Simplemente me volví loco. No haría daño ni a una mosca. No fui yo. Yo no soy así y no sé qué me pasó”.

El juez Paul Thomas sentenciará a Williams este jueves.