Hallan el cuerpo de un niño de 13 años desmembrado y con signos de canibalismo

El autor del macabro asesinato fue abatido por la policía durante un tiroteo en Tarascon, en la Provenza francesa

Agente de policía en Francia en una foto de archivo
Agente de policía en Francia en una foto de archivoLaetitia NotarianniAP

El macabro asesinato de un joven de 13 años ha conmocionado a la pequeña localidad de Tarascon, en la región del Ródano, en el corazón de la Provenza (Francia). El domingo por la noche la policía acudió a un domicilio particular y encontró una bolsa con restos de un cuerpo humano. Según medios franceses, a la víctima le habían cortado un brazo y la cabeza, que apareció dentro de un cubo parcialmente devorada, con señales de canibalismo y posibles objetos relacionados con ritos satánicos.

Dos días después se ha sabido que el cuerpo pertenece a un menor que había desaparecido de su casa en Marsella. La prensa francesa cree que el menor había viajado hasta esa localidad para ver a su madre, que vivía en la misma calle donde residía el sospechoso.

Todo comenzó con la declaración ante la policía de una persona para denunciar la desaparición de su hijo el domingo por la noche. Esta persona iba acompañada de un joven que dijo haber visto una bolsa de basura con forma de cuerpo humano dentro de una casa en la que había trabajado limpiando.

La policía acudió al lugar de los hechos y encontró a un hombre que huyó por el tejado. El probable autor del horrible crimen fue alcanzado por una bala y murió casi a instante, según la prensa francesa. El supuesto asesino era un hombre de 32 años conocido por padecer “trastornos psiquiátricos” y ya había sido condenado por actos de violencia en el pasado. El fiscal de la región Laurent Gumbau dijo que dado el estado del cuerpo “es imposible” confirmar la hipótesis de canibalismo.