Israel estudia “vivir con el coronavirus” y permitir un contagio masivo de ómicron

Las autoridades sanitarias creen que será mejor alcanzar una inmunidad colectiva a través de contagios masivos que poner más restricciones

Varios países de Europa están notificando cifras récord de covid-19 por esta nueva cepa, que ha obligado a las autoridades sanitarias a implantar cuarentenas, toques de queda o confinamientos
Varios países de Europa están notificando cifras récord de covid-19 por esta nueva cepa, que ha obligado a las autoridades sanitarias a implantar cuarentenas, toques de queda o confinamientos FOTO: ABIR SULTAN EFE

Las autoridades sanitarias de Israel están valorando permitir un contagio masivo de la población con la variante del coronavirus ómicron en lugar de poner más restricciones. Con casi 3.000 positivos diarios, el Ministerio de Salud israelí plantea aprovechar la alta tasa de infección por covid-19 para alcanzar una inmunidad colectiva a través de contagios masivos.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, afirmó que Israel está al borde de una “tormenta de infecciones cuya magnitud aún no hemos visto» y advirtió de que «mucha gente se va a infectar”, en una entrevista con la emisora pública Kan. “La tormenta sucederá. No podemos evitarlo”, explico, añadiendo que con la variante ómicron” no se puede hacer nada para impedir la subida de contagios. Bennet se encuentra confinado después de que una de sus hijas diera positivo con la variante originada en Sudáfrica.

La tasa de positividad ha subido en el país al 2,48 por ciento y el ratio de infección se ha disparado al 1,53, lo que indica que el brote se está intensificando. Hace una semana, se confirmó que Israel implantará la cuarta dosis contra el coronavirus a mayores de 60 y sanitarios. “Esta es una noticia maravillosa que nos ayudará a atravesar la variante ómicron que está envolviendo al mundo”, señalaba Bennett.

Varios países de Europa están notificando cifras récord de covid-19 por esta nueva cepa, que ha obligado a las autoridades sanitarias a implantar cuarentenas, toques de queda o confinamientos. Transcurridos dos años del inicio de una pandemia que lo ha cambiado todo política, social y económicamente, y sin haber conseguido erradicarla, el mundo se enfrenta otra vez a un año nuevo condicionado por un virus que seguirá afectando a procesos electorales, cumbres y todo tipo de eventos.