El arma más efectiva de Lawrence Brooks, el veterano más anciano de la Segunda Guerra Mundial

El ex soldado estadounidense ha muerto a los 112 años en Nueva Orleans. No combatió y durante la contienda se dedicó a cocinar y limpiar, pero nunca abandonó su sonrisa

El veterano de guerra Lawrence Brooks con una foto suya de 1943
El veterano de guerra Lawrence Brooks con una foto suya de 1943 FOTO: Gerald Herbert AP

Ha muerto a los 112 años Lawrence N. Brooks, el veterano de mayor edad de la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, y también el hombre más viejo del país. Su muerte fue anunciada este miércoles por el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial y confirmada por su hija.

Lawrence Brooks muestra una placa de identidad que le identifica como el veterano de la Segunda Guerra Mundial más anciano
Lawrence Brooks muestra una placa de identidad que le identifica como el veterano de la Segunda Guerra Mundial más anciano FOTO: Gerald Herbert AP

La mayoría de los afroamericanos que prestaron servicio en las fuerzas armadas estadounidenses segregadas al comienzo de la Segunda Guerra Mundial fueron asignados a unidades que no eran de combate y relegados a tareas de servicio, como suministro, mantenimiento y transporte, dijo el coronel Pete Crean, vicepresidente de educación y acceso en el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial. “La razón de eso fue el racismo absoluto, no hay otra forma de caracterizarlo”, dijo Crean.

Pero Brooks, nacido el 12 de septiembre de 1909, era conocido por su buen humor, su positividad y su bondad. Cuando se le preguntaba cuál era su secreto para una larga vida, a menudo decía: “servir a Dios y ser amable con la gente”. “No tengo ningún resentimiento hacia nadie”, dijo durante una entrevista de historia oral en 2014 con el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial en Nueva Orleans. “Solo quiero que todo sea hermoso, que salga bien. Quiero que la gente se divierta y se divierta, sea feliz y no triste “.

En los días soleados, Brooks se sentaba en el porche delantero de la casa que compartía con su hija Vanessa Brooks en el vecindario de Central City en Nueva Orleans. Los vecinos llamaban a la celebridad local, lo saludaban y le llevaban refrescos y bocadillos.

Lawrence Brooks con la marca de un beso en la mejilla
Lawrence Brooks con la marca de un beso en la mejilla FOTO: Gerald Herbert AP

Brooks era un apasionado del equipo de fútbol americano de los New Orleans Saints y nunca se perdía un partido, dijo su hija. Su iglesia, St. Luke’s Episcopal, también estaba cerca de su corazón y nunca se perdió un servicio dominical hasta que golpeó la pandemia del coronavirus.

Originario de Norwood, Louisiana, cerca de Baton Rouge, la familia de Brooks se mudó al delta del Mississippi cuando era un bebé. Fue uno de los 15 hijos. Dijo que vivía demasiado lejos de la escuela más cercana para que él asistiera, por lo que sus padres le enseñaron lo que pudieron en casa.

Brooks estaba trabajando en un aserradero cuando fue reclutado por el ejército de los Estados Unidos en 1940. Después del ataque de Japón a Pearl Harbor, fue asignado al 91er Regimiento de Servicios Generales de Ingenieros, en su mayoría negros, estacionado en Australia.

Más adelante en la guerra, las pérdidas de tropas prácticamente obligaron a los militares a comenzar a colocar más tropas afroamericanas en posiciones de combate. En 1941, menos de 4.000 afroamericanos estaban sirviendo en el Ejército. En 1945, ese número aumentó a más de 1,2 millones.

El 91, donde sirvió Brooks, era una unidad del ejército que construía puentes, carreteras y pistas de aterrizaje para aviones. Brooks fue asignado como cuidador de tres oficiales blancos. Su trabajo consistía en cocinar, conducir y cuidar su ropa.

Brooks no solía hablar públicamente sobre la discriminación que él y otros soldados negros sufrieron en la guerra, o la discriminación que enfrentó su familia en Jim Crow Deep South, dijo su hija.

Durante su entrevista de historia oral de 2014 con el museo, Brooks relató que los oficiales que cuidaba lo trataban bien y que se consideraba afortunado de no tener que luchar en combate. “Tuve suerte. Me decía a mí mismo: ‘Si voy a dispararle a alguien, alguien me disparará a mí y él podría tener suerte y golpear’ “, dijo.

A menudo contaba la historia de cuando iba a bordo, durante la guerra, en un avión C-47 que entregaba un y el miedo que sintió cuando uno de los motores del avión de transporte se apagaba. Como remedio, decidieron tirar el cargamento en marcha para ahorrar peso y Lawrence se dirigió a la cabina del piloto para decirles que como eran los únicos dos con paracaídas, si tenían que saltar, él se agarraría a uno de ellos. “Sin embargo, lo logramos”, dijo riendo durante la entrevista.

A pesar de no estar en combate, Brooks experimentó fuego enemigo durante la guerra. Los japoneses, contó en alguna ocasión, bombardeaban a veces la isla Owen, donde él trabajaba. Pero Lawrence aprendió a distinguir entre los sonidos de los aviones japoneses, estadounidenses y alemanes. “Corríamos como locos, tratando de escondernos”, dijo en una ocasión.

Fue dado de baja del ejército en agosto de 1945 como soldado raso de primera clase. Cuando regresó del servicio, trabajó como conductor de montacargas hasta jubilarse a los 60 años. Tiene cinco hijos, cinco hijastros y decenas de nietos y bisnietos. Perdió a su esposa, Leona, poco después del huracán Katrina. Aquel desastre de 2005 destruyó su casa.

“Ha pasado por mucho. Es muy duro y eso es algo que aprendí de él. Al menos, me inculcó: ‘Haz tu mejor esfuerzo y lo que no puedas hacer, no tiene sentido preocuparse por eso“, dijo su hija. “Creo que por eso ha vivido tanto tiempo”.

A partir de su 105 cumpleaños, el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial comenzó a organizarle fiestas anuales de cumpleaños. Su parte favorita de la celebración fue ver Victory Belles, un trío interpretando la música de la década de 1940. Durante la pandemia de coronavirus en 2020 y 2021, el museo organizó un desfile frente a su casa con bandas de música y guerreros Krewe of Zulu en plena vestimenta. “Incluso en su 112 cumpleaños, el señor Brooks se paró un poco y bailó”, dijo Crean.